LA VIDA SIN UN PUENTE

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas de {poetas-premiados}

 

Bendita soledad, mi compañía,
contigo me entretengo y me relajo,
sumerjo en tu vagancia gajo a gajo.
Bendita esa campana sin badajo
que viene a recordarme la alegría
de un día sin trabajo.

Bendita bendición ¿quién lo diría?
después de tantas horas a destajo,
dejándome los palos del sombrajo,
creyendo soy inútil o no encajo
cual cura que no encuentra sacristía
o enagua sin refajo.

Que el día sin trabajo es un gran día
mejor si constituye un afluente
gozando al ver me lleva la corriente.
Precisa respirar, que se adecente.
No puedo comprender lo que sería
la vida sin un puente.

¿Un puente? ¡Voto al cielo un acueducto!
un tiempo en el que allí me las den todas,
sumido en la desidia, carambolas
de verme disfrutando en mi reducto
conmigo siempre a solas.
©donaciano bueno

Tirado a la bartola Clic para tuitear
Comentario: Un puente o agarrarse a un clavo ardiendo

Cuando alguien está en una situación extrema cualquier cosa le sirve de ayuda. Si alguien está a punto de caer en el pozo de la desgracia es capaz de agarrarse a algo que le puede producir un daño tremendo, como un clavo ardiendo, con tal de evitar un daño aún mayor, la caída. 

 

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética