MANUAL DE INSTRUCCIONES

»El Poeta sugerido: Zoraida Díaz

 

¿Dónde está escrito?
¡Vive dios que en ningún lugar he visto yo que se haya escrito
cuando abro la boca lo que tengo que decir!
Ni siquiera he localizado un manuscrito
que antes de hablar
pautas me diera por si tengo que pensar.

¿Y cómo he de saber
si abrir la boca debo cuando la pata no debo meter?
Pareceríame mal que algo tan simple y natural,
por ende tan fácil,
a mi me resultara tan difícil.
¡Cómo impedir
que yo pueda intuir
donde introducir no debo las narices
y de este modo ir saludando al personal
sin necesidad de a mi paso ir creando cicatrices!

¿Y qué decir,
sobre el arte de amar qué he de decir?
o díganme donde me puedo yo informar,
-en el caso de que para el amor no esté proscrito-
para que este humilde pordiosero,
mendigo de amor, de afectos usurero,
aprenda cómo, cuándo y a quién debiera amar
con la seguridad de ser correspondido.

Y si un manual no existe
para que dejar de estar triste
pueda yo les pido,
que nadie me tilde de anormal,
si es verdad que estoy capado de vivir.
Poco a poco andando,
caminando voy haciendo mi camino,
entre abrojos y arbustos dedicándome a soñar.
Y,pues, ingenuo, se ha de equivocar
su derecho reivindica a retornar por donde vino.

Y ¿quién le va a decir,
quién se arroga los derechos a impedir
que de la imaginación haga siempre lo que quiera?
Pues, aunque alguien se lo niegue, a su manera
toda la figuración le pertenece.
Si es que así lo desea, podrá tirarse al mar,
sabiendo o no nadar,
incluso a sabiendas de que puédase ahogar.
Y, si tu aún no has aprendido, pega un grito,
mándales a los sueños a soñar
y si es necesario evita ya el calvario
y encomiéndate en tu decisión, al dios bendito.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: Zoraida Díaz

Zoraida Díaz

Primavera

Bajo el encanto de este dulce amor,
hasta este sitio plácido y risueño
el mar como un antiguo trovador
viene a arrullar con su canción mi sueño.

Y en medio de mi dicha me parece
ver a la luz de un resplandor incierto,
que mi antiguo dolor se desvanece
y a una vida de dichas me despierto.

Y cuando el mar me llama en esa hora
en que la luz asoma en lontananza,
se me figura el arco de la aurora
un plácido camino de esperanza.
Del libro: Nieblas del Alma.

Cuento

(Para “El Niño.”)

Era un viejo de espejuelos
que nunca probó el dolor
y cuidaba con amor
la heredad de sus abuelos.

Como nunca tuvo hijos
ni esposa ni nietecillos,
tenía llenos los bolsillos
y hacia sus gastos prolijos.

Como únicos compañeros
tenía un perro y un gatito
vivió siempre, así, solito,
entre una raza de obreros.

Pero resultó, que un día
perrito y gato murieron
y entonces conocieron
los vecinos su alquería.

Pues, por medio de un silbido
con un flautín de papayo
con la rapidez del rayo
estuvo el pueblo reunido.

Señores!… les dijo: os llamo
porque mi familia ha muerto
podéis repartir mi huerto
yo no quiero ser más amo.

Dentro de medio segundo
este mundo dejaré.
Viví porque los amé.
¡Nada me queda en el mundo!

Y estirando las patitas
fue quedándose dormido,
y cuentan que fue comido
por unas cucarachitas!

Pues, con suma indiferencia
sus vecinos lo miraron
y sólo se preocuparon
por repartirse la herencia.

Niños…

El cuento que os he contado
enseña una gran verdad:
que aún en la ancianidad
no existe felicidad
si no se ama y no se es amado.

La mujer

(Para Juanita Oller).

Es el ser en donde Dios
de gracias puso un derroche
es el sugestivo broche
que enlaza en una alma a dos.

Es un búcaro precioso
de perfumes y de encanto
que subyuga con su llanto
y su acento cariñoso.

Es, en suma, la mujer
que nuestro Dios quiso hacer
lo más bello en la creación.
Y por eso es proclamada
reina del orbe, y amada
con vida, alma y corazón.

Ave errante

Por la inmensa lejanía
de un horizonte sereno,
emprende un ave su vuelo
presa de cruel agonía.

Lanza un quejido doliente
que se pierde en lontananza…
cuando entre calma y bonanza
el sol oculta su frente.

Eres simbólica y bella
sedosa y blanca es tu pluma,
pareces copo de espuma
o jirón de blanca estrella.

Vuelas ansiosa en el día;
¿No encuentras al ser que adoras?
¿Por qué ese afán? ¿Porque lloras
con tanta melancolía?

Cuando la tarde agoniza
tornas al nido vacío.
¿Qué busca tu desvarío?
¿Qué pensar te martiriza?

¡Oh simbólica ave errante
de blanca y sedosa pluma
hecha de copos de espuma
detén tu vuelo un instante!

Quisiera tener dos alas
y acompañarte en tu vuelo
para llegar hasta el cielo
y perderme entre sus alas!

Fantasía

Cuando me da la pena su punzada
y el corazón reboza de amargura,
me parece que el alma en su tortura
se va… por los espacios, desolada.

Entonces, como el pájaro perdido
en la región que el gran misterio esconde,
mi pensamiento, sin saber a dónde,
vuela… detrás del alma que se ha ido.

Y al volver a encontrarse es tal el gozo,
tan grata la emoción y el alborozo,
que olvidan su dolor y su honda pena,

y con flores de amor y de ternura,
en el misterio de la noche obscura
tejen una simbólica cadena.

Crepuscular

La tarde expira en el confín lejano
entre un sudario de impalpable seda
y va llorando el toque de la queda
de monte en monte, hasta el confín del llano.

El campanario, el pueblo, el valle, el río
todo entre la penumbra desaparece,
y no sé, por qué causa me parece
que hoy nada, nada de mi pueblo es mío.

El mismo Cielo, la vereda estrecha,
el viejo tronco do gravó una fecha
mi mano, palpitante de emoción.

Y pregunta mi espíritu angustiado,
será que solamente habrá cambiado
de tanto palpitar mi corazón?

Te sugiero seguir leyendo...
¿De qué presumes, chaval, de qué me hablassi aun no has sacado un conejo en…

Busca, lee y comparte poesía. Hagámosla viral!

X
Scroll Up