Manual de instrucciones

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

¿Dónde está escrito?
¡Vive dios que en ningún lugar he visto yo que se haya escrito
cuando abro la boca lo que tengo que decir!
Ni siquiera he localizado un manuscrito
que antes de hablar
pautas me diera por si tengo que pensar.

¿Y cómo he de saber
si abrir la boca debo cuando la pata no debo meter?
Pareceríame mal que algo tan simple y natural,
por ende tan fácil,
a mi me resultara tan difícil.
¡Cómo impedir
que yo pueda intuir
donde introducir no debo las narices
y de este modo ir saludando al personal
sin necesidad de a mi paso ir creando cicatrices!

¿Y qué decir,
sobre el arte de amar qué he de decir?
o díganme donde me puedo yo informar,
-en el caso de que para el amor no esté proscrito-
para que este humilde pordiosero,
mendigo de amor, de afectos usurero,
aprenda cómo, cuándo y a quién debiera amar
con la seguridad de ser correspondido.

Y si un manual no existe
para que dejar de estar triste
pueda yo les pido,
que nadie me tilde de anormal,
si es verdad que estoy capado de vivir.
Poco a poco andando,
caminando voy haciendo mi camino,
entre abrojos y arbustos dedicándome a soñar.
Y,pues, ingenuo, se ha de equivocar
su derecho reivindica a retornar por donde vino.

Y ¿quién le va a decir,
quién se arroga los derechos a impedir
que de la imaginación haga siempre lo que quiera?
Pues, aunque alguien se lo niegue, a su manera
toda la figuración le pertenece.
Si es que así lo desea, podrá tirarse al mar,
sabiendo o no nadar,
incluso a sabiendas de que puedase ahogar.
Y, si tú aún no has aprendido, pega un grito,
mándales a los sueños a soñar
y si es necesario evita ya el calvario
y encomiéndate en tu decisión, al dios bendito.
©donaciano bueno

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!