MANUAL DE RESISTENCIA DE UN POETA

Harry Almela (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Poeta, escúchame, coge una idea
la observas, la analizas, diseccionas,
la pones a orear, que otras personas,
al menos que haya una que la vea,
así diga con pan tú te lo comas.

Demuéstrales que sabes resistir,
que en eso de insistir nadie te gana,
si alguna estrofa ves te sale rana
cambiarla te lo puedes permitir
pues tiene más cartuchos tu canana.

Empieza a descubrir la competencia,
verás que encontrarás otros peores,
que gozan de la gente y sus favores
y agárrate al manual de resistencia
pues tienes que bregar cual gladiadores.

Seguir hasta morir, ese es tu sino,
pues siempre has de arrastrar versos a cuestas,
así sean adversas las apuestas,
poeta has de aplicarte en tu camino
llevando hasta el final las botas puestas.
©donaciano bueno.

Y tú, tienes ya tu manual de resistencia? Clic para tuitear
¿Conoces a Harry Almela? Lee/escucha algunos de sus poemas

Harry Almela

CARTA DE INTENCIÓN

‘No me salves de nada, poesía.
Abandóname desnudo a la intemperie.
No me concedas claridad. No me interrogues.
Voy sobre la cuerda inestalble de mi equilibrio
y estoy al tanto de lo que me espera.
Niégame página en blanco donde puedan retozar
los tibios conejos de mi infancia.
No me aturdas cuando llegue la noche.
Quiero vivir en paz en esta selva húmeda
sin claros ni caminos.
No me consueles cuando vengo de regreso,
ocúltame palabras para decir hastío.
Permíteme vivir mi carne como si fuera mía
y déjame ser el ángel caído de mi cielo.
Sé de los lugares donde enseñas
a pisar las uvas de la ausencia.
Conozco la sílaba informe de mi tiempo.
Concédeme ser la sed en mi diluvio’.

Capacidad de vuelo

Era la mañana
sacar otro caramelo de su envoltura
y el alimento de los conejos.

Ir desde el desayuno
hasta el patio de la trinitaria
donde el arco iris tiene pico de loro
y nombre de lorenzo.

El atardecer
esa posibilidad de convertirme en amarillo
viendo a la gente en bicicletas
saludándose.

La noche era
las harpías buscándome
porque yo estaba sin bautizo
y sin el miedo que ahora tengo.

Regresar
al tiempo de remolinos
y fuego en las montañas
del verano.

Qué capacidad de vuelo
me ha sorprendido esta tarde
con la puerta de la calle abierta.

*

Te amo
sólo por ventana.

Estoy asomado esta tarde
a un olor que ya no existe.

Tu patio sin mí
es sólo tierra
una sed transeúnte
un anillo sin dedo.

¿Qué puede una ventana
sin una infancia que la mire?

*

La muerte
es algo
que sucede
a los otros.

Pero esta tarde
una ausencia
fue suficiente.

Una palabra
puede ser la última.

Y esta línea

Pertenencia

Hojeo un atlas
para descubrir
la forma de Birmania.

Más tarde
salen a mi encuentro
esas líneas que tanto
nos inquietan: la palabra
no es el sitio del resplandor

En la montaña frente a mi pueblo
a esta hora
la noche también existe
y un pájaro celaje la contempla.

El sueño me seduce
mirándote en las fotografías.

Acaricio formas de la ausencia,
esa otra manera tuya de poseerme.

*

Esa ventana en el cielo
para irnos a otra parte
se llama luna.

La noche nos hunde.

En el sueño somos
la mitad que nos falta.

Y la muerte
pasa a veces
tan cerca
y uno no sabe.

Impactos: 131

Te sugiero seguir leyendo...
Ventana huérfana con cabellos habituales,Gritos del viento,Atroz paisaje entre cristal de roca,Prostituyendo los espejos vivos,Flores clamando a gritosSu inocencia anterior a obesidades.