MI NOMBRE ES LUCIFER

Alina Galliano (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Permítanme que aquí yo hoy me presente,
mi nombre es Lucifer,
les juro, pues me deben de creer,
que así que esto les suene a prepotente,
el mal es mi deber.

El dueño, el más injusto, el de la muerte,
el amo del dolor,
que todo está en mis manos. Y el amor,
que unido siempre va junto a la suerte
me tiene a mi temor.

Que a malo ¡voto a dios! nadie me gana,
así que alguien lo intente,
allí donde está el mal yo estoy presente
haciendo que otro esfuerzo salga rana,
pues soy omnipotente.

Me arrastro como experta sanguijuela
con saña y desparpajo,
que allí donde está el mal no me relajo.
Después me voy sin más. Firmo la esquela,
pues ese es mi trabajo.
©donaciano bueno

Puestos presumir? Clic para tuitear
Sugerencia: Lee/escucha otros poemas, éstos de Alina Galliano

Alina Galliano

190

Mi ciudad es perfecta y necesaria para vivir y ser vivida;
sudar porque hay calor en un acto sobrado sobre un cuerpo,
sudar con propiedad sólo es posible
si un cuerpo te enamora la epidermis
y hace que la dermis se transfigure
desde un Renacentismo de sabores
donde puede ocurrir que uno comprenda
esas conversaciones
que suelen sostener a cal y canto:
la pulpa de los albaricoques,
una tajada de melón de agua,
la exótica fragancia que contienen los anones, las guanábanas,
los mamoncillos, el membrillo, la pulpa de las peras
quizás una ciruela o un caimito;
por eso mi ciudad es perfectamente necesaria al cuerpo
a las fractales zonas de mi espíritu,
es necesaria para que yo habite una volátil manera
de sentirme los pulsos y las ganas
sin perderme un instante del proceso que significa
sudar la maravilla de mi cuerpo y otros cuerpos,
saberlos caminar sin rumbo fijo
y sentir el cansancio de haberlos caminado abiertamente
a un júbilo fehaciente
de símbolos y abstractos contra el hueso.
Yo-Yo Ma ejecuta de un modo magistral
la sinfonía sonata número I, en F mayor desde su cello
y Ludwig van Beethoven, como yo,
se emociona por encima de su sorda experiencia,
con los arabescos de esas notas
que este descendiente de raíz china y nacido en París
saca de entre los malabares de sus dedos
y su amor por Manhattan, en la cual tiene, su casi fija residencia
entre contratos y contrastes de rascacielos
o de esas geografías de aviones y de hoteles
adonde le da la vuelta al mundo con la música.
Mi ciudad es sin dudas el perfecto lugar para vivir y ser vivida
desde compases simples o compuestos.

Te regalaría uno de esos días

Te regalaría uno de esos días repletos de pereza
con olor a hierbabuena,
te regalaría un platillo de higos
con un toque de miel y canela.
Sí, me gustaría regalarte mi libro predilecto,
el que nunca se separaba de mis manos
cuando tendida en las frías baldosas del traspatio
mi infancia se llenaba de mundos por ser vistos;
también me gustaría regalarte el sentimiento
de tanto mar rodeándome el corazón
y las risas que me acompañaban
al saltar desde el muelle queriendo ser
una alga marina más entreteniendo el agua.
Me gustaría regalarte la primera emoción
del primer beso que me supo a beso,
el que no pude compartir contigo,
ése que yo sabía que en tus labios tendría
todo la antigüedad de paisajes a contra ojo
y campos de amapolas o quitrines.
Me gustaría regalarte nuevamente
la parte de mi piel que de tan tuya
esperó por la elocuencia tus manos
y por la suavidad de tus cabellos
para darse a tus deseos de un modo tan definitivo
que no hubo más memorias en mi cuerpo
que las que tu dejaste con tu aliento y tu saliva.
Me gustaría amor murmurarte al oído
lo que aún te amo y lo que aún me falta
por enseñarle a tu amor
otras maneras de enamorarte, amor,
en esta vida.

Se baña frente a mí

Se baña frente a mí caldeando los glaciales
confundiéndole al agua territorios, espejos,
sorprendiendo a las piedras su víscera de musgo
y luego se sumerge de lleno con mis ojos
fabricando sin prisa una estación de lluvia,
un lugar de monzones al Océano Índigo que habita mi deseo,
despertando las fauces de la Cobra a su fuego,
devolviendo a las cosas emplumadas su atmósfera,
el orden de sus cielos, la alegría delirante;
porque vienen al mundo destinatarios, remanente suyos,
maneras de su andar afilando el momento
destrezas milagrosas convirtiendo segundos en frutos
o acaso en novedosas semillas como perlas,
mercaderías, magias que llegan de lo súbito
para aderezar el gusto de una boca exquisita;
tributo, maravilla con que pagar a su rodilla un roce
apresando el peligro perfecto de sus dedos
la privada elocuencia donde existen países,
consonantes e cartas que esperan ser escritas o pensadas;
aturdiendo a los libros: comas, pronunciaciones, adjetivos, artículos
efervescencias únicas reorganizando pronombres al papel,
instantáneas voraces del júbilo que vive entre su puño,
lo mismo que un halcón, seguro de su presa.

Como verbena mi boca…

Como verbena mi boca
se detiene frente a ella.
Nadie es capaz de conversar
la historia que sin esfuerzo crece
a su secreto de constelaciones.
Quién puede descifrar este gran hábito,
esta manera de encallar el hambre
en la continua furia de los higos;
atómica raíz reconstruyendo el gusto,
desvistiendo presencia entre los dientes.
Y es que cuando te dices,
cuando sin darte cuenta
vas soltando tus risas
desamarrando en pleno todas tus voluntades,
calibrando nocturnos pentagramas,
atmósferas, donde vas preparando
tu doble itinerario,
inexorable arquitectura
con mi yo inagotable,
sin decírtelo, entonces,
te voy prestando rutas
sitios llenos de únicos,
indómitas ciudades
que nacen a mi cuello
sorprendiendo tu espacio,
mapas para países que pre-existen
despiertos en la alcoba de mis manos
esperando que pases del brazo de otras gentes
enloqueciendo el aire,
redescubriendo a posesión la altura
torre de olor que brota,
para ti, de mis dedos;
tiempo donde tus días por ser,
se vocalizan.

Adrenalina en el sabor…

Adrenalina en el sabor de mangos, te voy a seducir,
envés de esas ausencias de estarle a los contigos,
abecedario deshabitando el marco de vivir al múltiple.
Quiero encontrar espacios que van a fabricarse:
antiquarium a ritmo de presencias en calles por llegar;
quiero imaginarias tiendas, azules adoquines,
cuartos recopilando encantos a tus pasos;
sitios donde comprar miniaturas, relieves o descuidos
dejados por la huella de tu cuerpo, maravillas de olor
que van permeando sin pensarlo siquiera:
tijeras de marfil, vasos, horquillas, brújulas,
abanicos, cartas, peines, memorias de tu pelo.
Quiero comprar al tiempo cosas tuyas, greguerías,
luces que esperan por nacer, itinerarios de tu piel,
pisapapeles, sombrillas con capricho de tus dedos
redefiniendo aguaceros a libertades de una sola sílaba.
Compraría almohadones que contengan siglas de tu dormir
indefinidas zonas donde sabes soñarte la plenitud,
el secreto que mecen los sillones al estrenar tu nuca
o el lenguaje exigente de tu espalda,
cuando cierras los ojos, cuando miras.
Y entregarme de golpe al canistel que vive en tus caderas,
sobre la magia de la lengua abrirte, pulpa dulce,
al júbilo que tiene la saliva: pabellón algebraico
donde habitar alimentando a vértigo orígenes o besos
que como peces rastrean sus querencias polemizando
a irrebatible preferencia los perfiles en peso de tu boca.

No te pierdas todas las Noticias de hoy sobre Literatura
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 183

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

Please Login to comment
avatar
  Subscribe  
Notify of
Te sugiero seguir leyendo...
De joven yo era ansioso de aventura,leyendo disfrutaba la Odisea,aquellos tiempos llenos de bravura,¡qué historia la de Ulises, qué pelea!