NO SERVIRÁ DE NADA

María Calcaño (sugerido)

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

No busques la verdad en las verdades
ni busques de la vida las razones,
no intentes complacer a tus pasiones
que suelen transformarse en veleidades
a base de ilusiones.

No busques la razón de tu existencia,
ni indagues sin dudar quién hizo el mundo,
ni intentes como el pobre Segismundo
vendiendo su alma al diablo y su conciencia,
no pierdas ni un segundo.

No busques donde no hay explicación,
por mucho eches la caña no habrá peces,
respuesta no has de hallar, la que mereces,
pensar solo conduce a un callejón
por mucho que tú reces.

¿Por qué nacen los pollos y ya corren,
y somos tan ineptos los humanos,
se arrastran con cien patas los gusanos,
si puedes sucumbir no te socorren
cual Tirios y Troyanos?

¿Por qué desperdiciamos nuestra vida
tratando a un ser supremo descubrir
sabiendo que no hay nada que añadir
que tienes ya perdida la partida?
Y vuelta así a insistir.

Humanos, son sujetos de intereses,
humanos presos son de su egoísmo,
brindando van lecciones de cinismo,
así sean villanos o burgueses
siguen su catecismo.

Y pues dicen también yo soy humano
me miro si me visto y si desvisto,
no alcanzo a entender por qué resisto
haciendo mi papel como villano
cual Judas hizo a Cristo.

La vida, amigo mío, es un mal paso,
la vida, amigo mío, es un misterio
que opinan se acabó en el cementerio;
si dicen que te mueres, no hagas caso,
no pienses que va en serio.
©donaciano bueno

Sería lo justo, o no? Clic para tuitear
Lee otro poema, éste de María Calcaño

 

María Calcaño

De Canciones que oyeron mis últimas muñecas (1956)
1
Había olvidado las muñecas
por venirme con él.

De puntillas,
conteniendo el aliento
me alejé de mis niñas de trapo
por no despertarlas…

Ya me iba a colgar de su brazo,
a cantar y bailar
y a sentirme ceñida con él:
como si a la vida
le nacieran ensueños!

Yo no llevaba corona,
pero iban mis manos colmadas
de bejucos floridos de campo,
de alegría, de amor, de fragancias.

Muchas noches pasaron encima
de aquella honda pureza sagrada.
Todo el cielo volcado en nosotros!

Había olvidado las muñecas.
Ahora él se ha ido:
lo mismo.
Despacito, por no despertarme…

No te pierdas todas las Noticias de hoy sobre Literatura
poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética