OKUPA

 

 

Al borde el sendero al cielo raso
he venido a vivir como un okupa
y he sentido la gloria del parnaso
a solas con la luna y con su lupa,
a nadie haciendo caso.

He irrumpido sin trabas ni permiso
sin nadie que impusiera condiciones,
y nada de llamar, sin previo aviso,
y nada que robar como ladrones
que asaltan algún piso.

Compañeras de viaje las hormigas
y arriba tan pequeñas las estrellas,
¡qué dulce el navegar viendo esas vigas
tan raudas, relucientes y tan bellas,
y amables, tan amigas!.

A solas soy okupa con mi sueño,
que vivo sin candados ni cadenas,
gozo de libertad, de mi soy dueño ,
evito que me caigan más condenas
o muera en el empeño.
©donaciano bueno

 [catposts name=”http://wp.me/p78yIL-6E2″]

pág. anterior
siguiente

Impactos: 0