OTROS BICHOS DEL MONTÓN

»Mi Poeta aquí sugerido: Margarita Galindo Steffens

MI POEMA…de medio pelo Lee otros poemas de HUMOR

 

Esos bichos tan raros, los humanos,
que salen al estrado a presumir,
los que hablan y no paran de decir
que sienten el amor a otros hermanos
dispuestos si es preciso hasta morir.

Que empiezan y no paran de mentir
cual fuera comen carne y son veganos,
tipejos tan malsanos cual gusanos
que trepan y no paran de subir
creyéndose ser dios y son paganos.

Los mismos, los que, gallos de pelea,
pretenden de aquí hacer su capa un sayo,
al resto te dirán les parta un rayo,
si hay algo que hacen mal nadie les vea,
de frente nunca irán, si de soslayo.

Si el tiempo da a la vida su experiencia
hoy ésta tiene ya su explicación,
los hombres reos son de obcecación,
hagamos, pues, examen de conciencia
no somos más que bichos del montón.
©donaciano bueno

#Los hombres, sobrevalorados? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Margarita Galindo

Margarita Galindo

LA VIDA REFLEJADA

Sobre el agua
serena, alucinante,
diluido espejo
por donde pasea
con las velas abiertas
en el aire,
mi barca de los sueños,
va un instante
de mástiles azules
encantados.
Ya la espuela de plata
cantarina,
hiriendo la madera,
resuelve un acertijo
de rendijas.
Las palabras arrullan,
la cantiga
se deshace en quimeras.
Es la hora del ocaso
de las fieras
y la vida,
apretando los pasos,
se mira en un reflejo
convertida.

A ORILLAS DE LA VOZ

Esta es la voz.
La misma
que subió
desde el fondo
de la tierra
a asomarse
en mi piel.
A preguntar
por todos
los caminos
que recorren
el mundo
ya darme
pretensiones
de dios
venido a menos.
La que llega
y desde
muy adentro,
me palpita
en los oídos.
La que grita
en mi lengua
y da a mis dedos
la escueta palidez
de los naufragios.
Esta es la voz,
la misma,
la que no
tiene labios.

HABLÁNDOTE EN SUEÑOS

Mis palabras
te sueñan
islas encadenadas
al espacio que ocupa
tu cuerpo
sobre el mundo.
Se arrojan al fuego,
a la ceniza, al agua,
a ese confluir
del hado
con la muerte.
En la hora de tu noche
codician las estrellas
y hablan sus palomas
con agrios papagayos
que despedazan frutas
en largas pesadillas.
En todo tu universo
mis palabras
enlazan los sonidos
más dispares.
Pero te dicen siempre
que el amor y la vida
son un paso seguro
en nuestra sangre.
Huellas

UN DIA LLEGO LA BALA

En la casa
Hubo un patio
donde el hombre
se reía del cansancio,
mientras la ventana
era todavía
un remiendo de luz
en la pared.
Un día llegó la bala
y cerró los postigos
con su golpe de hierro.
Entonces, el hombre
floreció en el pecho,
en la espalda,
en el vientre.

La sangre se volvió dura,
se hundió en la tierra,
la fecundó con su semilla
de desesperanza,
y la casa se quedó sola.

CLAROSCURO

Al borde
del aire desatado,
transportador de alas
y silencios.
Al borde de lo oscuro.
Allá, en el mismo sitio
de las contradicciones,
está, apenas, la sombra.
La detenida florescencia
que ahoga la luz,
la distancia más ágil
de la palabra al sueño.
El balbuceo del día.

Si te gusta #Margarita Galindo... ? Clic para tuitear
También te puede interesar...
Recuerdo el Guadarrama,un día del final del frío…

Poesía eres tú, te interesa?

X