POETA AZUCARADO

»Mi Poeta sugerido: Pablo Antonio Cuadra

MI POEMA… de medio pelo Lee otros poemas dr HUMOR

 

Yo, poeta azucarado
que llegué un día hasta aquí
porque el mundo quiso así
y hoy soy vate edulcorado.

Que he luchado
en el tiempo en que viví
como hidalgo don Quijote
con fantasmas de bigote
y otros de pitiminí.

Porque sí
me quedara amilanado
me bebiera hasta mis heces
y embriagara en mil memeces
hoy sería un desgraciado.

Un osado
que se pincha hasta tres veces
y se acopla donde vaya
y hoy levita o se desmaya
y despista a dios con creces.

Y que a veces
cuando menos se lo espera
da la nota, es aguafiestas
en saraos y en las fiestas
con permiso de la fiera.

Que el que quiera
ya conoce la receta
que aquí lanzo yo a boleo,
agua, música y paseo,
nada azúcar, mucha dieta,
¡qué puñeta!
(sucedaneo: ser poeta)
©donaciano bueno

Por la gracia de Dios y de mi bendita madre Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Pablo Antonio Cuadra

Pablo Antonio Cuadra

POR LOS CAMINOS VAN LOS CAMPESINOS

De dos en dos,
de diez en diez,
de cien en cien,
de mil en mil,
descalzos van los campesinos
con la chamarra y el fusil.

De dos en dos los hijos han partido,
de cien en cien las madres han llorado,
de mil en mil los hombres han caído,
y hecho polvo ha quedado
su sueño en la chamarra, su vida en el fusil.

El rancho abandonado,
la milpa sola, el frijolar quemado.
El pájaro volando
sobre la espiga muda
y el corazón llorando
su lágrima desnuda.

De dos en dos,
de diez en diez,
de cien en cien,
de mil en mil,
descalzos van los campesinos
con la chamarra y el fusil.

De dos en dos,
de diez en diez,
de cien en cien,
de mil en mil,
¡por los caminos van los campesinos
a la guerra civil!

EL NIÑO

El niño
que yo fui
no ha muerto
queda
en el pecho
toma el corazón
como suyo
y navega dentro
lo oigo cruzar
mis noches
o sus viejos
mares de llanto
remolcándome
al sueño.

ABUELO, EN LA NOCHE

Esta es la casa que he perdido
habito en ella en sueños
y no quisiera hablar de ella después que todo
[ha sido consumado.

Mis hijos han edificado sus casas en Babilonia
y yo atravieso el desierto para pasar
[veladas con ellos
escuchando afuera, al borde de la puerta impotente
el ruidoso río de automóviles que
[filtra sus aguas turbias en el umbral.

Hablamos de esto y de lo otro en la
[apretada salita
como conspiradores bajo el sofocante
y ordenado itinerario de los relojes
porque todos trabajan, duramente,
invirtiendo su vida en el negocio de perderla
y llegan llenos de cifras como
[los carpinteros de virutas
fatigados de información. Entonces,
[si yo recuerdo
si fácilmente caigo en las viejas historias
si abro para ellos las puertas de la casa
abren los ojos y me reconfortan con su alegría
–piensan tal vez que es posible el retorno–
porque ellos vivieron, ellos nacieron
[y se criaron
en la casa que perdimos
en la vieja casa grande junto al río
donde yo vuelvo ahora
donde yo vuelvo siempre
apenas cae un poco de sueño en mis ojos vacíos.

ARS POETICA

Volver es necesario
a la fuente del canto:
encontrar la poesía de las cosas corrientes,
cantar para cualquiera
con el tono ordinario
que se usa en el amor,
que sonría entendida la Juana cocinera
o que llore abatida si es un verso de llanto
y que el canto no extrañe a la luz del comal;
que lo pueda en su trabajo decir el jornalero,
que lo cante el guitarrero
y luego lo repita el vaquero en el corral.
Debemos de cantar
como canta el gurrión al azahar:
encontrar la poesía de las cosas comunes,
la poesía del día, la del martes y del lunes,
la del jarro, la hamaca y el jicote,
el pipián, el chayote,
el trago y el jornal;
el nombre y el lugar que tienen las estrellas,
las diversas señales que pinta el horizonte,
las hierbas y las flores que crecen en el monte
y aquellas que soñamos si queremos soñar.
Decir lo que queremos.
Querer lo que decimos.
Cantemos
aquello que vivimos!
Canciones de pájaro y señora, 1929-31.

SI LA POESÍA NACE JUNTO AL VERBO…

Si la poesía nace junto al verbo
junto a la danza
junto al andar,
el correr,
el marchar,
ella verbi gracia, verbi marcha
verbi corre
verbi anda
verbi danza.
Canciones de pájaro y señora, 1929-31.

REPÚBLICA DE POETAS

Mi bandera pretende,
como el cielo,
unir el azul y el blanco.

Equivocados los próceres
quisieron juntar abajo
lo que solamente arriba
se hermana y no siempre.

Pero algo logras, paisano,
izando el cielo en tu mástil,
¡somos un millón de hombres
con la cabeza a pájaros!
Canciones de pájaro y señora, 1929-31.

EL OTRO

En Managua, capital de los temblores
por pura casualidad nací.
Se equivocaron los ángeles pastores
y un niño campesino pusieron en vez de mí.

Yo venía equipado con la flor de la albahaca,
la piel de algún vaquero y un sueño de refresco
para nacer en un rancho, en un viejo tapesco
y beberme la inocencia de la leche de vaca.

Se equivocó mi abuelo, honrado comerciante,
se equivocó mi padre, hidalgo y pensador:
cuando lloré, lloraba buscando a Rocinante,
el caballito flaco de una aventura en flor.

Canto por eso ahora lo que lloré en mi cuna,
el corral que no hallaba en mi casa burguesa,
el arbolón del rodeo donde anida la luna
y la sabana inmensa que el camino atraviesa.

Canto la vida errante a lomo de caballo,
la muchacha que espera en la casa del estero
y la otra que saluda a mediados de Mayo
y la otra que se olvida a finales de Enero.

Canto el cielo abierto, sin cercos y sin dueño,
canto el canto libre que siembra cosas bellas,
canto al que laza desde su potro un sueño
y al pobre que tiene cien millones de estrellas.

Canto lo que no he sido
porque en mi canto lo fui:
al ganadero de todo lo perdido
y al campesino que llevo dentro de mí.
Canciones de pájaro y señora, 1929-31.

AUTOSONETO

Llamaron poeta al hombre que he cumplido.
Llevo mundo en mis pies ultravagantes.
Un pájaro en mis venas. Y al oído
un ángel de consejos inquietantes.

Si Quijote, ¡llevadme a mi apellido!
-De la Cuadra-: cuestor de rocinantes
y así tenga pretextos cabalgantes
mi interior caballero enloquecido.

Soy lo sido. Por hombre, verdadero.
Soñador, por poeta y estrellero.
Por cristiano, de espinas coronado.

Y pues la muerte al fin todo lo vence,
Pablo Antonio, a tu cruz entrelazado
suba en flor tu cantar nicaragüense.

EPITAFIO DE UN POETA

Yo canté las cosas naturales
en el momento en que las cosas naturales se extinguían.

Amé la tierra y las cosas de la tierra
cuando la tierra y las cosas de la tierra
eran destruidas por el hombre.

Mi poesía cabalgó hacia el campo huyendo de la ciudad
cuando la gente del campo abandonaba el campo
y se venía a la ciudad.

El canto no se escuchaba en la ciudad
porque la ciudad estaba llena de ruido
pero mi canto no se escuchó tampoco en el campo
porque el campo estaba lleno de soledad.

He abandonado la prosa y me he ido en busca de la poesía
cuando la poesía abandonaba la poesía
y se entregaba en manos de la prosa.

El poeta siempre llega donde nadie lo recibe
y así vive hasta que llega a la muerte;
solo entonces, cuando la muerte tampoco lo recibe,
es cuando todos reciben su canto.
Canciones de pájaro y señora, 1964.

Si te gusta Pablo Antonio Cuadra... Clic para tuitear

Poetas diabéticos

Estoy diabético perdido – Leo Rocheteau
Doctor Don Tomás, mi médico
¡venga inmediatamente a mi consulta¡
no se me vaya a desmoronar
me quedo atónito, expectante
“tiene Usted Diabetes Mellitus tipo dos”.

Si la Diabetes en sentido etimológico es “paso”
pues yo después de este sorpresón “no paso”
si ese tal Mellitus, se llama realmente miel
para mí no tiene ninguna gracia su dulzura
porque me tiene trastornado, metabólicamente hablando.

Ese Mellitus es un tipo peligroso
corre, atraviesa
te elimina, te glucocea
te vuelve “impotente”
y en encima no aprovecha tu insulina.

A mí cuando me nombraron a este “mieloso”
me quedé patidifuso
pero si yo no fumo¡, ¡pero si yo no bebo alcohol!
¡si no como grasas!, ¡si no como bollería!
¡si no meo mucho¡, ¡si apenas como!.

¡Si apenas bebo agua!
¡si casi nunca tengo sed!
eso si, lo reconozco, he perdido bastante peso
esto es, o culpa de mis ancestros
o es que estoy diabético perdido.

Mary Carmen, mi enfermera
esa si, esa, la que me tiene histérico
con sus recetas por raciones
encima me dice, no le dé más vueltas, asúmalo
“que más da, Usted es un diabético delgado y punto”.

Pero como me ha podido pasar esto a mí
si hace poco me hice una analítica y estaba todo bien
alguien que ha estado oculto, es el que me ha jugado la pata
si yo me cuido, si siempre estoy haciendo ejercicio
de donde diablos habrá salido este Mellitus glucoso.

No me hablen más por favor
ni de proteicos, ni de harinas
ni de frutas, ni de grasas
ni de verduras, ni de calorías
y tampoco, que ya estoy harto, de glucosa en la sangre.

Polineuropatía de fibra amielínica, tipo C
Retinopatía diabética, fondo de ojos
hemoglobina glicosilada, poliuria
polifagia, polidipsia
vaya recorrido en la historia y vaya cultura que tiene este Mellitus.

Francamente, mi médico, me trata muy bien
pero mi enfermera, me trata de fábula
pero tengo que ser sincero
yo ya no puedo aguantar más esto
no hay discusión que valga, estoy diabético perdido.

Tengo hormigueo en las manos
ardor en los pies
los dedos de las manos todos picados
despistes, lapsus mentales
está visto, estoy diabético perdido.

No puedo dormir, ni de noche, ni de día
cada vez sudo más, aunque no haga nada
cada vez veo menos
no quiero ir a ningún sitio, siempre quiero estar solo
esto es ya una evidencia, estoy diabético perdido.

Cada vez oigo menos
se me taponan los oídos, por poco que haga
estoy siempre muy irritado, estoy siempre muy nervioso
no logro ni por forro, concentrarme
es indudable, estoy diabético perdido.

Cada vez me siento más inútil
no quiero limpiar la jaula de los pájaros
no quiero limpiar mi casa
no sé ya, ni cambiar la cisterna
esto es ya incuestionable, estoy diabético perdido.

Mellitus, que estarás tramando
con mis riñones, con mi cerebro
con mi retina, con mi sangre
¡estoy envenenao!, ¡me tiene de los nervios!
seguro que tú eres el culpable de mi histeria.

Mellitus que estarás maquinando
que estarás haciendo con mis venas y mis arterias
que estarás haciendo con mi piel
que estarás haciendo con mi páncreas
dime por favor, que estás haciendo “con mi corazón”.

Pero pese a todo, este maldito Mellitus tiposo dos
me ha hecho cocinar a tope
me ha hecho fregar infinitas veces
me ha hecho mirar con lupa los alimentos
pero también, me ha hecho mucho más torpe de lo que ya era.

Don Tomás, Doña Mary Carmen
insisten, ¡no sea tan cabezota!
el Señor Mellitus va a vivir y convivir con Usted
quiera o no quiera Usted, ¡y de por vida!
Usted ya pertenece a su Club, Usted es un diabético perdido.

Todos me dicen tu sensibilidad se te irá perdiendo por los pies
por culpa de ese mieloso de Mellitus, si repito, ese el tiposo dos
pero mi sensibilidad actual me está convulsionando
sé que se está yendo, pero no sé hacia donde
estoy bastante preocupado, ¡hago cosas que hace tiempo no hacía!”.

Por eso seguro, que estoy diabético perdido.

Comentario

Con fecha 7 de septiembre de 2011 y de forma inesperada y tras previa analítica a Leo Rocheteau le diagnostican que es diabético Mellitus Tipo II. Leo Rocheteau iba apuntando en un archivo en su ordenador todos los síntomas que estaba padeciendo y en una madrugada del día 8 de noviembre de 2011 en la que no podía dormir con los apuntes de su enfermedad elaboró este Poema. Dada la vida estresante que ha llevado Leo Rocheteau hacía más de 16 años que no escribía un poema, tuvo que ser Mellitus II el que en plena debilidad le provocó está inspiración diabética.

Ya la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, en la Resolución 61/225, de 20 de diciembre de 2006, reconoce que la diabetes es una enfermedad crónica, debilitante y costosa, que tiene graves complicaciones y que conlleva grandes riesgos para el paciente y sus familias. Ya en el mundo más de 366 millones de personas sufren esta enfermedad y en Canarias, nuestra tierra, más de 150.000 personas. Por lo tanto a cuidarse y cuidado con la diabetes, que por ahí hay un maldito silencioso llamado Mellitus.

También te puede interesar...
Hoy recibí una carta con tus besos,los pude…

¿Poesía?

X
Scroll Up