TOCAR DE OÍDAS/

Miguel Huezo Mixco (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Ayer me encontré en el bar
a un tipo muy desgarbado
que sentóse allí a mi lado
y se puso a conversar.
 
Yo, como soy educado,
no me quise levantar
y después de presentar
le saludé con agrado.
 
Me dijo gustaba hablar
pues que él era un ilustrado,
y en mi se había fijado
para poder platicar.
 
Yo le escuché atentamente
mientras él me repetía
la cultura que tenía
y acumulaba en su mente.
 
Me habló de sí, de sus viajes,
tesis de filosofía,
de la fama que él tenía
y otros temas sin ambages.
 
Y llegado a este momento
vi que de oídas tocaba,
los vapores que exhalaba
que salían de su aliento.
 
Le dije, gracias Usía,
levanté y alcé el sombrero
soportando el aguacero
esperando su amnistía.
 
Nunca más desde ese día
por allí le he vuelto a ver
Si llega me echo a correr
o llamo a la policía.
©donaciano bueno

Seguro que tú también conoces alguno? Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Miguel Huezo Mixco

Miguel Huezo Mixco

SI LA MUERTE

Si la muerte viene y pregunta por mi
haga el favor
de decirle que vuelva mañana
que todavía no he cancelado mis deudas
ni he terminado un poema
ni me he despedido de nadie
ni he ordenado mi ropa para el viaje
ni he llevado a su destino el encargo ajeno
ni he echado llave en mis gavetas
ni he dicho lo que debía decir a los amigos
ni he sentido el olor de la rosa que no ha nacido
ni he desenterrado mis raíces
ni he escrito una carta pendiente
que si siquiera me he lavado las manos
ni he conocido un hijo
ni he emprendido caminatas en países desconocidos
ni conozco los siete velos del mar
ni la canción del marino
Si la muerte viniera
diga por favor que estoy entendido
y que me haga una espera
que no he dado a mi novia ni un beso de despedida
que no he repartido mi mano con las de mi familia
ni he desempolvado los libros
ni he silbado la canción preferida
ni me he reconciliado con los enemigos
dígale que no he probado el suicidio
ni he visto libre a mi gente
dígale si viene que vuelva mañana
que no es que le tema pero ni siquiera
he empezado a andar el camino

CLIENTES

Qué hay debajo de una ciudad
sino cloacas
Qué hay sobre una ciudad
sino basura
Qué hay por encima de las cloacas
la ciudad y la basura;
Nada en absoluto.
Total se desvanece,
la vida es corta, la muerte ingrata
un ojo opaco la existencia
el universo un plato
y tras el camino de encima la enorme fatiga.
Por el contrario el burdel es un panal:
intensa bocaza abierta
con risa sensual;
pelucas muruchas enriquecidas con champú
caderas flacas o rellenas
muslos de goma repletos de moscas
sin ropa interior.
Además jamás hemos amado
y ese montón de silencio apuñado
nos ha cambiado las palabras.

EL HILO DE ARIADNA

La historia ha sido mal contada
No soy Teseo
el héroe
mi nombre es otro
Después de la guerra de los centauros
bajé a los infiernos
pero conseguí huir a los turbiones salobres
ultramarinos
Yo traía un casco reluciente
como el de un motociclista
Sin medallas ni condecoraciones
Sólo una madeja de hilo
Y mi espada rota
Como mi suerte
La dilatada sombra azul que crece.

Las víctimas

Comieron su última cena
El clic del interruptor de la última lámpara
Viaja hasta los cuartos de los hombres
La oscuridad besa sus ojos
La muerte está llamando por sus nombres
Los cartuchos de los asesinos
Traen escritos sus nombres.

La ablusión del presidente

El Presidente vuelve a la alcoba
Después de firmar
La pluma del Presidente
En el bolsillo
De la camina:
Un hacha
Su corbata: una soga
Vuelve a la cama
Se pone su pijama
Cepilla sus dientes
Escupe en el lavabo
Manchas de sangre.

Viajero

Dije a toda voz el nombre de la amada
Y el océano replicó
Pero era eco quien así me engañaba
Abismo de polvo y moho
Página 303 de la enciclopedia ilustrada
Grité otra vez
Y el viento enredó la melena de los bosques submarinos
Y aspiré el aire el hollín y el oro blanco
Lanzándome al trueno
Como un pez volador
Pero no había nada
Mi amada
Ni sus pezones de niña
Ni el deshabitado hijo
Sólo mi nave de plata
Sus anclas de piedra

Del diario de a bordo

Marzo 24
El mar
Barcos y velas
Y una dudosa serenidad
El mar
Arponeado
La bella isla
Sandorini
Besada por las aguas
La caricia del remo
El chasquido de una lengua
Y la tormenta mar adentro

¿Auténtico decís? – Joaquín Sabina

Para Nito y Mayang
¿Auténtico decís? ¿la parte? ¿el todo?
¿el pródigo, el sonámbulo, el bocazas?
¿el doble de su doble? ¿el que me apodo?
¿caldo queréis? aquí tenéis cien tazas.
No miro lo que veis, os lo juro,
aunque pise adoquines parecidos,
los comodines en un cuarto oscuro
se ocultan al final de los envidos.
Soy uno prescindible, otro insensato,
seis cara, cinco cruz, trece dependen,
nueve que no se venden tan barato,
siete que ignoran más de lo que aprenden,
ocho que cuando atacan se defienden
y dos que escriben por pasar el rato.

Te sugiero seguir leyendo...
Si hoy yo pudiera hacerme otro cerebroo si dios al hacer me consultaraharía al que…
Ir al contenido