UN PIROPO, POR FAVOR!

Luis Carlos López (sugerido)
EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Yo he vivido esperando que las damas
me lanzaran al paso algún piropo,
y hoy me paro a pensar y me sofoco
si es que acaso no anduve por las ramas,
pues miro y no me toco.

Cada día soñando, tensa espera,
me dijeran: ¡chaval, tú eres muy guapo!.
Y en respuesta, trataran cual guiñapo.
Ni una sola yo hallé que me quisiera,
pues miran como un trapo.

Y hoy las damas se sienten ofendidas
y a escuchar las lisonjas no se avienen.
Ignorantes, ¡no saben lo que tienen!.
Pues debieran mostrarse agradecidas
¡mejor que se serenen!

Yo que escaso ando ya de mereceres
y no espero de nadie algún halago,
me pregunto si es justo lo que hago
cuando aun echo un piropo a las mujeres
o acaso es que la cago.
©donaciano bueno

La muerte del piropo Clic para tuitear
Lee/escucha otros poemas, éstos de Luis Carlos López

Luis Carlos López

A mi ciudad nativa

Noble rincón de mis abuelos: nada
como evocar, cruzando callejuelas,
los tiempos de la cruz y de la espada,
del ahumado candil y las pajuelas…

Pues ya pasó, ciudad amurallada,
tu edad de folletin… Las carabelas
se fueron para siempre de tu rada…
iYa no viene el aceite en botijuelas!

Fuiste heroica en los años coloniales,
cuando tus hijos, águilas caudales,
no eran una caterva de vencejos.

Mas hoy, plena de rancio desaliño,
bien puedes inspirar ese cariño
que uno les tiene a sus zapatos viejos…

 A UN CONDISCÍPULO

“El hombre es digno
de sus propias obras”. 

Baronesa de Wilson

¡Qué situación la tuya!… ¡Qué situación la mía!
Los dos fuimos alumnos de griego y de latín
y desde aquellos años de olímpica alegría,
tú no pasaste nunca de ser un adoquín.

Mas hoy, por un prodigio quizás de hechicería,
ya eres académico, tu casa es un jardín,
y sabiamente preñas de duros tu alcancía,
mientras que tu cofrade no guarda ni un chelín…

Después surgió el político. Yo apenas soy un cero.
Viajas en automóvil. Y yo por mi sendero
cabalgo en rocinante sin humos de chofer.

Y yo, cuando te encuentro, con qué efusión te acojo
—siempre andas por la calle más serio que un cerrojo—
con una de las cáusticas sonrisas del Voltaire.

 A UN PERRO

Todo es igual y lo mismo. 

Fenelón

¡Ah, perro miserable,
que aún vives del cajón de la bazofia,
—como cualquier político— temiendo
las sorpresas del palo de la escoba!

¡Y provocando siempre
que hurtas en el cajón pleno de sobras
—como cualquier político— la triste
protesta estomacal de ávidas moscas!

Para después ladrarle
por las noches, bien harto de carroña,
—como cualquier político— a la luna,
creyendo que es algún queso de bola…

 ¡Ah, perro miserable,
que humilde ocultas con temor la cola,
—como cualquier político del día—
¡y no te da un ataque de hidrofobia!

 A MI CASA

¡Pobre casa de mis antepasados!
Si pudiera comprarte, si pudiera
restaurar tus balcones y tejados,
y por el caracol de tu escalera

subir a tus salones empolvados,
para en tu soledad, casona austera,
revivir episodios olvidados,
teniendo en tu zaguán loro y portera…

Pero tú, caserón en esqueleto,
refugio de vampiros y lagartos,
donde penetra el sol hecho una brasa,

¡qué sabes de las cuitas de un biznieto,
de un biznieto aburrido y sin dos cuartos,
que no puede comprarte, pobre casa!…

No te pierdas todas las Noticias de hoy sobre Literatura

1
¿Tienes algo que decir ? ¡Anímate y opina!

avatar
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
donaciano Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of