YO, NARCISO

EL POEMA Lee otros poemas de AMISTAD

 

Yo, aunque no lo creáis, siempre me beso,
algunos hay dirán que es que estoy loco,
me beso cuando cojo algún sofoco,
cuando leo, levito, y me embeleso
y lo hago despacito, poco a poco.

Me beso cada día, cuando pasa,
cuando siento pesar, melancolía,
en tiempos de dolor, en la agonía
del sueño que ausentóse con su guasa
sabiendo que jamás retornaría.

Y puestos a querer ¿quién es mi amigo,
el que siempre me sigue a cada instante,
el que ríe conmigo y presta el guante,
el mismo que me arropa con su abrigo,
que más que ser amigo, él es mi amante?

Que yo con mi modestia considero
que todo lo que soy es muy importante
a cuestas con mi gozo y mi talante,
mi sueño de invencible aventurero
así fuera me tilden de pedante.

No quiero ya ocultar, a quien más quiero
es al que al mundo esparce simpatía,
que cree que el amor o la alegría
nunca fue un sentimiento temporero,
tal como yo, disculpen mi osadía.
©donaciano bueno
www.donacianobueno.com/la-casada-infiel/

Narciso – Amor (Canciones 1921-1924) – García Lorca

Narciso.
Tu olor.
Y el fondo del río.

Quiero quedarme a tu vera.
Flor del amor.
Narciso.

Por tus blancos ojos cruzan
ondas y peces dormidos.
Pájaros y mariposas
japonizan en los míos.

Tú diminuto y yo grande.
Flor del amor.
Narciso.

Las ranas, ¡qué listas son!
Pero no dejan tranquilo
el espejo en que se miran
tu delirio y mi delirio.

Narciso.
Mi dolor.
Y mi dolor mismo.

pág. anterior
siguiente