GARRAPATAS/

Orlando Fresedo (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas INFANTILES

 

Muy cerquita de mi casa hay una escuela
llena de garrapatas,
mas no creáis que estas son de cuatro patas
sino de dos, que en zapatos llevan suela
y arrastrando van los pies, aunque les duela,
o deslizan por el suelo como ratas.

Por lo demás son amables los bichitos
que por allí pululan,
van igual hacia adelante que reculan
haciendo malabarismos, gorgoritos,
y algunos que otros mohines inauditos,
suben y bajan o inquietos disimulan.

Yo los miro y parecieran me una enjambre,
un nido, un hormiguero,
espectáculo de feria verbenero,
algo así como muñecos con calambre,
equilibristas nerviosos en la alambre
el bullicio en su expresión más bullanguero.

Para qué ocultar, los veo con envidia
pues yo lo que quisiera
es uno de ellos ser, acepto a cualquiera,
e inmiscuirme con ahínco en esa lidia.
Confesar debo por fin que me fastidia
ser ya un viejo con cachava y con chistera.
©donaciano bueno

¿Te gusta? Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Orlando Fresedo

Orlando Fresedo

MI TRISTEZA SE INICIA

Mi tristeza se inicia con los trenes.
Es la vida un adiós con estaciones.
La noche ha recogido sus vagones.
Todo se torna tren cuando tú vienes.

Me dejas con tu paso en el desvelo.
No paras aunque agite las banderas.
Llenaste con tus nubes mis ojeras
y he quebrado las cruces del pañuelo.

Por eso es todo tren cuando tu vienes.
Y a causa de que nunca te detienes,
ignoro la emoción de una partida.

La vida es un adiós con estaciones.
Yo soy un guardavías de ilusiones.
Tu recuerdo, ese tren sobre mi vida.

NOCHE

La luna
papalota que se eleva,
echando esta tu arroz en la bodega

papalota que se eleva,
echando esta su arroz en la bodega

Esta noche es vaquera.
Los cascos han dejado un chisperío

Las espuelas

Sobre del campo van regando grillos.-

DÍA

Carabela de vidrio.
La mañana y la tarde son dos velas
donde hincha sus mejillas la claridad

Iglesia

Vaquita de espuma.
Toda las mañanas
ordeñan sus ubres de música.

ATARDECER

Pentagrama celeste.
En los almbres del telégrafo,
las golondrinas escriben la canción del verano

Trópico

Cinturón de calor.
Sostiene una falda de morenez sobre la tierra.

AMANECER

Espuma de nubes con rocío,
el frescor con sus esponjas de maquilíshuat
lava los ventanales matutinos

MEDIODÍA

Dedo de la luz.
El sol es un brillante
cabalgando en la sortija de la sombra equinoccial

Juan Loco

Recoge luciérnagas de sol bajo el amate.

EL PAJARRACO AMOR

Descalza te presentas en la brisa
Este mundo es frutal cuando te veo,
hasta el verde perico es un guineo,
con pedazos de sol en la camisa.

SALUDO MATINAL

Buenos días, Rosario, fresca lora:
bolsita de palabras con lechuga.
Buenos días, canario, flor de fuga,
campana con gorgoritos tembladora.

NIÑA CON MIRADA DE ALAS

Mañana cuando emigre tu mirada
bajo un amanecer de alas viajeras,
mañana cuando auroras mensajeras
sollocen en la sombra madurada.

Entonces lloraré porque te fuiste.
Y al sentir tu presencia tan remota,
será menos naranja la chilota
bajo aquel naranjal que tú encendiste.

Te miraré cruzar por mis dolores
como una golndrina desolada,
de párpados abiertos como flores.

Aquí, crucificado frente al cielo,
mañana cuando emigre tu mirada
acaso pensaré que estás en vuelo.-

LA ROSA DE TU CARA

Tienes un lunarcito en la mejilla.
En el cielo rosado de tu cara
no sería lunar, si luz brindara,
ni tuviera ese olor, por el que brilla.

En su propia emoción se desovilla.
Y el mundo angelical que representa
es un beso de amor que no revienta,
guardando su dulzor de manzanilla.

Brilla con su temblor de perfumado;
y si fuera de rosas la armonía,
sería un manantial…por apagado.

Si el dulce lunarcito luminara:
no tuviera ese color, por el que brilla,
ni estaría en el cielo de tu cara.-

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Comparte y disfruta!

Te sugiero seguir leyendo...
Esto que ahora yo os cuento, esto que os voy a contar, no creais que me lo invento, que es una…
Ir al contenido