HISTORIAS CORRIENTES/

Teresa Palazzo Conti (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Leer otros poemas de la INFANCIA

 

Mi infancia son recuerdos de Castilla
de un trazo en la meseta recoleto,
el vino en las bodegas, la gavilla,
hogueras con la carne en la parrilla
y un niño que aprendía a ser inquieto.

Escenas que a la mente en la distancia
se suelen asomar y que rebotan,
recuerdos de los años de mi infancia
que vuelven a aflorar con su fragancia
sabiendo que a mi espíritu alborotan.

Costumbres que hoy ya suenan a pasado
y quiero rescatarlas del olvido
incluyo a prisioneras de pecado,
que añoro y con morriña he recordado,
de nuevo a la nostalgia me he rendido.

Los dimes y diretes, comidillas,
las mozas en la fuente de la plaza,
de invierno, su brasero en las camillas,
besar a dios o al santo de rodillas,
de mozos la costumbre por la caza.

Historias son corrientes de un aldeano
y un tiempo en que reinaba la posguerra,
filmadas por los ojos de un enano,
que fue enseñado a ser como un cristiano
y que hoy mira a la vida a la que aferra.
©donaciano bueno

Di si te gusta Clic para tuitear
¿Conoces a Teresa Palazzo Conti? Lee/escucha algunos de sus poemas

Teresa Palazzo Conti

CARA Y CECA

La vida
ha traspasado los olvidos
en cada estante de la noche.

Hundida
en el fracaso de un sueño esquivo,
la siento fustigar
en sucesivas imágenes
que el espejo disloca.

Visito su choza
de puertas giratorias;
entro y salgo
de las vísperas y de los futuros encuentros
con la muerte que acecha.

Pasajera
de instantes insufribles,
logra rozar mis manos
para robarme
el hemisferio habitado
y dejarme hueca,
sólo multiplicada
por esas aguas
que copiarán a otros
cuando yo me vaya.

LA PROFECÍA

Un grito que rotula el universo
se impone entre las formas ígneas
de mis pesadillas.

Se abre un libro de queja en la memoria
y vuelvo a un tiempo
que es antorcha
en cárceles de mármol.

Hay un perfil con desniveles
en carillas añosas;
jardines de pájaros desnudos;
ocasos que se duermen en aljibes
y ojos que se agotan
en océanos inútiles.

Con letras centinelas
armo pocas palabras
y rechazo las muertes
que anteceden a mis pasos.

Algún recuerdo modificado
deja en el camino
una estela,
y el eco del instante último,
cuando todavía alguien me nombraba
entre las cosas vivas,
intenta el aprendizaje
de una profecía
que no me atrevo a asumir.

LOS EXTREMOS

Fuera de los muros
rugen los fantasmas del rescate.

Con sonido de ironía,
una madeja de buitres
vuelve a parir la noche.

Hay manos en los ecos
y ojos traicionados
desaguando el olvido.

El tiempo
cuelga un puente minucioso
entre dos absolutos,
y la muerte se pasea venenosa.

Pero la casa es un mausoleo
al que la ausencia
le ha amputado los cirios,
y las flamas
se marchan al sepulcro
donde ya nadie duerme.

Abriré otra vez
las puertas sin bisagras
para buscar
mi huella congelada
en algún resto de espejo.

LA SILLA DE MIMBRE.

Sentada
en un
cuadrante
remoto de la casa,
se sostiene la silla
como última invitada.

Hoy cuelgan sus harapos
los domingos
y gozan
las polillas cavernas

Una araña
ha tejido su aurora
de una punta a la otra,
y la ruina deambula
con su capa preñada.

De pie frente a los zócalos,
atiende comensales
que esgrimen voz de nadie.

Sobre la carne viva
de la memoria,
estampa algunos nombres.

EL RESCATE

Cuando regrese otra vez a mi nombre,
soltaré las amarras.

Allí estará la niña taciturna
de un pueblo de juguete.

No hallaré calendarios
en las vides salpicadas de besos,
y caerá la soledad
por un abismo de hambre.

En barrancas de pan
tocaré las alianzas puras
de otros días.

Vestiré soberana
con algún tejido nuevo,
y en el líquido creativo de mi heredad
flotaré sin partirme.

Habrá de sucumbir
la intemperie feroz
que hoy me divide.

Está la puerta abierta.
Veo una lámpara única sobre el piano.

LA DESCONOCIDA

Inclino mis recuerdos
sobre un vino nocturno
para hundirme en la limosna
de otra noche.

He llegado hasta el límite
que nada nos indulta.

Al filo del abismo
de una copa borgoña
debo precipitarme
para evadir el grito
que emerge
repentino.

¿Sabrán reconocerme
cuando nazca el retorno?

NOCHE BLANCA

Para aquellos que, obligados,
se fueron del país
y nunca regresaron.

Sobre la hoja turbia del exilio
garabateó las letras de algún nombre
y escribió con recuerdos oprimidos
los últimos adioses algo torpes.

Hubo signos de furia por sus venas
y huellas carcomidas en su rostro.
Se pertrechó con restos de bandera
y abrió los brazos como en cruz de roble.

Postergó su mañana entre los claustros
de ese lugar plagado de otras risas;
se buscó entre las aguas del espejo
para no hallarse más desde aquel día.

Con la mirada seca de nostalgias
absorbió el aguijón de su destino
y salió a reinventarse en otras calles
derrotando al dolor, con el suicidio.

DEAMBULAR

Muchas nieves
marché como demente
para asir claridades.

Mi perfil
rozaba la muerte
usurpadora de abrazos.

Una condena
anunciada
tapizaba mi reino
y en cada vibración
otro asesino hechizaba al asombro.

Esgrimiendo un presagio de vida,
una voz verdadera
intimó en mis espaldas
y fui albergue
de mi propia presencia renacida.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Comparte y disfruta!

Te sugiero seguir leyendo...
Forofos hay del fútbol a millonesque viven cual si fueran religión,bailando siempre van al mismo songritando cual rugido de leonesen una…
Ir al contenido