Jara Blanca – Cuando la vida niegue su sonrisa

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Antonia Sánchez. Poetisa extremeña, reside en Madrid, España desde 1974. Escribió su primer poema a la edad de 8 años. En 2014 despierta su gusto por la poesía clásica, fundamentalmente por los sonetos. Autodidacta y sus aficiones son escribir poemas, pintar al óleo y pasear por el campo. Su tierra es fuente de inspiración y está presente en sus letras.

Cuando la vida niegue su sonrisa
y toda fortaleza te la quite,
cuando juegue contigo al escondite
y todo se oscurezca muy deprisa.

Vístete con el traje de insumisa,
haz que tu corazón fuerte le grite,
que vas a soportar firme el envite
porque tu voluntad ya no se plisa.

No dejes que te atrape con sus redes
de desconsuelo, pena y agonía,
porque ella cederá si tú no cedes.

¡Lucha para vencer tu cobardía!
¡Repítete incesante que tú puedes
sembrar campos con flores de alegría. 

“Dedicado a mis compañeros de fatigas”
 

JUEVES SANTO EN ZALAMEA
(REDONDILLAS)
.
Zalamea, Semana Santa:
En la plaza hay un encuentro,
que es de las miradas centro
y es un nudo en la garganta.
.
¡Ay! mi Cristo nazareno.
¡Ay! mi Madre dolorosa,
es una pálida rosa
tu rostro triste y sereno.
.
Hoy todo el pueblo es testigo
de tu pena y tu quebranto,
y le duele tanto, tanto
que está llorando contigo.
.
¡Y de pronto una saeta
rompe el silencio en la noche!,
es de belleza un derroche
que abre en el alma una grieta.
.
¡Llora el pueblo!, y en su llanto,
te está dejando su huella:
¡Cada lágrima una estrella
de amor, bordada en tu manto!.

REINA DE LA PALABRA

 A veces… tantas veces, tu esencia me acompaña,
te veo en todas partes si miro con amor.
Formas parte de todo y todo en ti se baña;
la risa y la tristeza adquieren tu color.

Eres limpio cristal al que nada lo empaña,
tienes el dulce aroma de la más bella flor,
eres la viva voz que nace de la entraña
del poeta que vive su centro y derredor.

¡Así eres tú poesía, reina de la palabra!
Hermosa tejedora que con sus versos labra
terciopelos de pena y tules de alegría.

Suave como la seda, más dura que el diamante,
en mí queda por siempre suspendido el instante;
en el que tu ser vibra en la palabra mía.

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!