Marisa Lozano Fuego

Marisa Lozano Fuego es una poeta pontevedresa cuya obra, mezcla de técnica y frescura y llena de matices, la han situado ya no como promesa, sino como una a seguir y una referencia dentro de la poesía española actual.
Aunque utiliza todo tipo de estrofas, destacan sus sonetos, de estructura perfecta. Su poemario “Vesania”, que ha visto la el 2015 y que ella misma define como “una renovación interior”, está plagado de toques íntimos, envueltos en lirismo y espiritualidad. Un profundo contenido, vestido de hermosas formas. Ver blog de Marisa Lozano Fuego

No me das, no te doy y no nos damos,
escondemos la magia en la trastienda,
pasamos de puntillas por la senda
del sentir, nos creemos ser los amos.

No besas y no beso, e ignoramos
el de esta cálida contienda,
nuestro fatuo propósito de enmienda
nos protege de ver que nos amamos.

Y quizá cuando quieras sea tarde,
y si acepto rendirme ya no puedas
devolverme trocitos de tu ser.

Porque en el pecho hiela y arde,
y las congelan nuestras ruedas
en la senda tortuosa del querer.

Permite que me case con tu ,
que lo lleve colgado en la pestaña,
que fabrique un vestido telaraña
donde atrape la mosca del silencio.

Permite que me jure ante lo eterno
que abatiré la con saña
y no alzará la Parca su guadaña
sobre mi cara con su tez de hierro.

Permite, pues si no, voy a robarte
, las dos opciones que me dejas:
emergeré triunfante o venceré

y tiraré tus dados a otra parte
mientras vencida por el Sol te alejas
y continúo, impávida, de pie.

No me das, no te doy y no nos damos,
escondemos la magia en la trastienda,
pasamos de puntillas por la senda
del sentir, nos creemos ser los amos.

No besas y no beso, e ignoramos
el valor de esta cálida contienda,
nuestro fatuo propósito de enmienda
nos protege de ver que nos amamos.

Y quizá cuando quieras sea tarde,
y si acepto rendirme ya no puedas
devolverme trocitos de tu ser.

Porque en el pecho hiela y arde,
y las congelan nuestras ruedas
en la senda tortuosa del querer.

“Dedicado a mis compañeros de fatigas”
 

Se me acumulan los ,
es un rollo,
a algunos les arrojo por la ventana,
otros duermen conmigo pero no hay ,
roban mis almohadas, mi oxígeno,
me destapan y pretenden tocarme
cuando solo quiero dormir.
Se me acumulan en torres eternas,
se amontonan sobre la mesa,
se atropellan,celosos,
todos quieren llegar a mí.
Nunca he sido de un solo ,
mi corazón es muy inmenso,
tiene una hippie
y plazas comuna,
sin IVA.
Mis amores son furiosos,
son tiernos y también muy suaves,
a veces me muerden,
me sangran,
otras me excitan y me hacen feliz.
Les baño de amores ajenos,
todos juntos se mezclan bellos,
hacen orgías de palabras,
licencias
indecentes,
crack.
Mis amoríos riman consonante,
se besan como alejandrinos,
se penetran igual q que endecas,
otros corren fieros,
sin voz.
La verdad es que me dominan,
pocas veces puedo escaparme,
sin mis amores no soy nada,
ellos no son nada sin mí.
He firmado un contrato absurdo,
consiste en cederles mi vida,
alimentarlos con mi vena
y dejar que follen mi piel.
Mis amores también os quieren,
los vuestros abrazan los míos,
mis amores-verso me escriben
con su irreverencia
y su amor.

#Si te gusta Marisa Lozano Fuego... Clic para tuitear

Más poemas relacionados

También te puede interesar...
AGUA sólo es el mar; agua es el…

Somos Poesía...te interesa?

X