Rubén Maldonado – Mi sueño es un poema inacabable

Nacido en Plaza Huincul (Provincia del Neuquén) Argentina, actualmente resido en la ciudad de Tandil (Prov. Buenos Aires). Finalista en el XXI Certamen Internacional de Poesía y Narrativa Breve organizado por la editorial De Los Cuatro Vientos de Buenos Aires, mis poesías forman parte del libro Poetas y Narradores Contemporáneos 2010, Antología publicada por dicho sello editor. Autor del libro “Caricias del Cielo”, mi simple poesía enamorada (abril 2011), Editorial “De los Cuatro Vientos”. Seleccionado por Editorial Dunken, de Buenos Aires, para integrar –con un poema- la publicación de una Antología, entre otras obras surgidas del concurso “Letras del Face II” (2014). En la Antología “Mi mejor obra literaria” Tomo II (2015)del sitio web Radio Piano Bar se puede encontrar otro de mis poemas. Ver más en mi blog Rubén Maldonado

Nada se llevará este sueño mío
ni aquietará sus alas ningún viento,
no habrá temblor que mueva su cimiento
ni morirá acosado por el frío.

Mi sueño ha de vivir en el estío,
siendo el amor su luz y su sustento,
y a pesar de su andar cansado y lento
aguardará la luna junto al río.

Mi sueño es de papel y es de rocío,
himno de invierno, verbo y testamento,
coraza del más puro sentimiento,

dura roca que enfrenta el mar bravío.
Es una oda que nunca se termina
y cita a la ilusión allá en la esquina.

“Dedicado a mis compañeros de fatigas”

Un Poema para Luna (en sus quince añitos)

Fue ayer que tu madre desató tus trenzas
y al liberarse la negra cabellera,
voló a los aires tu alma quinceañera
cual paloma que se aleja de vergüenzas.

Llevaste a deambular en tu pupila
a la tarde de jilgueros en bandadas
por el reino de los duendes y las hadas,
mariposa de grafitis y mochila.

Tu nombre ha sido bordado por la luna
con destellos que iluminan tu sonrisa,
eres noche con estrellas y eres brisa
que se roba las canciones de la cuna.

Con tus ansias de ilusión, ama la vida,
ámate a ti, no le temas al fracaso
y si encontraras escollos a tu paso,
confía en Dios, jamás te creas vencida.
(Derechos reservados por Ruben Maldonado).

 Soneto sin engaño

Llegas vaporosa a mi poesía
con tu aroma sutil y delicado,
a veces te recuestas a mi lado
y pareces un ser de fantasía.

Muere la ensoñación llegando el día
cuando la última estrella se ha apagado
y lo real da un golpe despiadado.
Sólo queda tu dulce melodía

y estos versos que tratan vanamente
de encontrarte por donde no te encuentras,
de esperarte por donde jamás entras.

Tal vez, quizás, sería coherente
censurar el soneto y sin engaño
olvidar, olvidar. Pero te extraño.
(Derechos reservados por Ruben Maldonado).

¿Te atreves a opinar ? ¡Anda, hazme un favor! Gracias

avatar
  Subscribe  
Notify of