EL MONTE Y LA PLAYA

Mi Poeta sugerido: »Federico J. Silva

 

Tengo un monte en subconsciente de mi infancia
junto a intensas sensaciones. Los gorriones,
la íntima presencia erguida de los pinos,
las encinas, los enebros, los caminos
los arbustos, matorrales y las charcas.
De matices olorosos, las fragancias
y el efluvio de las plantas, la resina
y en la mañana albina
la aparición furtiva de un conejo,
el robado a escondidas de algún beso,
los pájaros al saltar de rama en rama
y el alegre despertar cada mañana.

Tú, playa, aunque advenediza, casquivana,
que a mi madurez llegaste con desgana,
me permitiste descubrir tu mito,
ese interminable espacio al infinito,
la marcha cadenciosa de las olas,
arrastre accidental de caracolas,
los incalculables granitos de arena,
la osada aparición de alguna tia buena,
el apacible volar de las gaviotas,
la visión a lo lejos de un barquito,
la tristeza cuando caen cuatro gotas,
apacibles expresiones de la brisa
y el agradable placer de una sonrisa.

Aposentado ahora estoy entre ambos templos,
plácidamente el tiempo observo como pasa,
vivo y disfruto y sigo ambos portentos
a lo que fluye del mundo en esa masa.
A la gente del pueblo cuando reza
regalos todos de la naturaleza.
que se pueden disfrutar cada momento,
la apacible puesta de sol, es un ejemplo,

Un relajante amanecer tomándote un café en una terraza,
la escena de unos niños jugando a la pelota en una plaza.
Abre ya tus sentidos a nuevas experiencias sensoriales
y prepárate para vivir entre música de tambores y timbales.
©donaciano bueno.

POETA SUGERIDO: Federico J. Silva

Federico J. Silva

La pregunta

… mujer: soy tuyo, tuyo, tuyo, despedacémonos
la médula gozándonos y ¡qué reviente la estúpida
tierra!
PABLO DE ROKHA

Por qué digo yo no acabamos
con todo ahí se quedan
hacemos de tu habitación
una pirámide y nos emparedamos
para toda la santa eternidad
encogidos en forma de cuchara
adornados adecuadamente
nuestros miembros con brazaletes
y collares
y como amoroso ajuar
unos recipientes llenos
de comida salada y fría bebida
antologías bilingües
películas en blanco y negro
biografías de escritoras
junto a unas paredes cubiertas
de bajorrelieves
con escenas deshonestas
y columnas coronadas
por cálices de loto extremadamente
abiertos.
(Del poemario Ultimar en tus brazas)

La respuesta

Tómame ahora que ya es tarde
y llevo secas siemprevivas en el pecho

tómame ahora que ya es clara
esta taciturna cabellera mía

ahora que calza mi pesada planta
la sandalia muerta del invierno

ahora que en mis labios repica la sal
como una campana tocando a muerto

ahora y no más tarde

después ¡ah no sé
si algo de eso más tarde tendré!

si entonces será tu deseo inútil
como ofrenda puesta en el interior de un mausoleo

amor que llegas tarde
tráeme al menos la guerra
(Del poemario Ultimar en tus brazas)

Con destinatario

Mujer el mundo está amueblado por tus ojos
V. Huidobro

Yo miro tus ojos como se mira un índice
a ti estoy destinado
aliterada clandestina de mis versos
amotinada en la bibliografía de mi piel
obstinadamente tintinean
-te quiero es la onomatopeya- mis huesos
te quiero es la onomatopeya de mis huesos

sin ti
nada es
guillotina de los relojes
plenilunio sin retinas
tinieblas tinieblas tinieblas

sin ti nieve soy
sin ti niebla soy
sin ti náufrago voy
patinadora de mi sangre

salvo tus ojos todo es ilusión
Del poemario La luz que nos hiera.

Incendiaria

We only live, only suspire
Consumed by either fire or fire.
T. S. Eliot

Cuando mi cuerpo arde miamor
algo tuyo se quema
tuyas son las brasas exhaustas
tuyos los parpadeantes rescoldos
incandescente pirómana mía
tuyos los tizones redivivos
y tuyo es el tierno reguero de deseos
calcinados

sólo tu amor puede ser el combustible
que como una bandera me haya de inflamar
yo te invito a incinerarme
y a calentarte en mis cenizas

préndeme acercando la boca
tus lenguas de fuego
colmarán de desmedidos fulgores
y trémulos destellos
mis ramas sin aliento.

Del poemario La luz que nos hiera.

Carta a un joven poeta

yo celebro las veces poeta
que seas proscrito
por profanar los votos del recinto
sagrado por asaltar verso en mano
los templos ecuménicos

yo no comparto
necesariamente -se advierte-
los versos por ti escritos
pero celebro tus heridas
que son las heridas mías
nada humano te es ajeno
clavado a esta roca
asaetar intentas al filantrópico
heracles que no te arrebaten
tu derecho al dolor
el sabor de la sangre propia
las derrotas que se transforman en victorias
la eterna fidelidad de los enemigos
de todo ello necesitas

yo te celebro
me dicen que tú no vives del cuento
que no estás hecho una novela
que no desenvainas la espada si no
piensas usarla odiseo amarrado
al mástil declamas tus versos
con labios sin coturnos
he allí el tinglado de la nueva farsa
eh los fantoches
los cantos de sirena
los arroyos murmuradores

yo te celebro
tú serás inmortal mientras vivas
cancela los alquileres y a escribir
qué son tres días

me gustará oírte
verte hablar discutir alzar
la mano jaque
al rey y tiro porque
me toca

sólo las pisadas descalzas
desnudan los caminos
nada grande se ha creado
sin pasión
-aun amar sin límite
causa dolor pero
déjalo que crezca
las grandes enfermedades
no se curan con agua de rosas
y almizcle-
que el poema
no sea una tabla de salvación
que la poesía
no sea tu clavo ardiente
no te detengas no
mires hacia atrás
aunque yo me quede ahí
no me sigas
si acaso acompáñame pero
atrévete
a marcar el paso
(La luz que nos hiera)

Te sugiero seguir leyendo...
Hoy es domingo. Ya sé que no es domingoque hoy me levanto con ganas de…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up