LA MAREA/

Sixto Cabrera González (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Donde la playa sobre la arena
traza una raya, la mar serena.
Con mucho tacto, después la borra
volviendo al acto con su modorra.
Todas las horas así se pasa
y a las esporas va y las repasa.
Tan insistente con su cadencia
suave y ardiente, con su paciencia.
En cada empuje, cada arribada,
la brisa gime suave y taimada,
bajo mirada del sol ardiente
y la pisada de alguna gente.
La arena arrastra, la arena besa,
baja despacio, sube y no cesa.
Y aunque pudiera no se marea
y en su ceguera siempre acarrea.
Todo acontece sin desconsuelo
cuando el mar crece decrece el suelo.
Así es la vida, logro o fracaso,
tras la subida viene el ocaso.
Con su denuedo, con su prestancia,
fiel, es ejemplo de la constancia.
©donaciano bueno

¿Conoces a Sixto Cabrera González? Lee/escucha algunos de sus poemas

Sixto Cabrera González

EL NIÑO

Larva en el vientre
al caer en manos frágiles
mariposa en arrullo.

CHOKOTSIN

Ijtipantli okuilin
onuetsikin intech mayaj-
yamankayomej
papalotl ika tlakuikakochte-
kal.

Bajo la rama del ilite
se encuentra suspendido
un verso,
un canto floreciendo,
un pájaro.

La ardilla
corre, vuela
entre las ramas,
de un árbol a otro
brinca el sentimiento
de este poema.

DARFUR

Darfur sigue muriendo,
encontré sus muertos
en el desierto de mis ojos
estrangulados.

Sangran los cuerpos a contra-
luz.

Cadáveres en descomposición,
boca abajo, entre la árides
del desierto
clamando en silencio.

Hallé en la humildad de este
poema,
colgada la paz, en el racimo
de un árbol seco y desnutri
do.

El niño corre entre restos
fosilisados.

Los yanyauid disparan
uno, dos mil veces
en la cordillera volcánica.

Miles han muerto
la razón también.

Las calles
envueltas en gritos
humo, polvo
y vidrios rotos,
son consecuencia
del poder fragmentado.

ANHELO

En la humedad del vientre,
el canto de los pájaros
sacude el pólen de las horas.

Los pastos crecen apresurán
dose,
y en la tierra fértil, arada
de tus ojos,
crecen mi amor
y las mazorcas de pan que se
desgranan en tus manos.

Se enlazan con piel
de tu memoria a la hora
precisa
en que levanto el párpado,
y entretejo mis palabras,
gestos como lazos,
nudos como pausadas honduras,
bajo la neblina del alimento
en que deposito lo recaudado:
en tí; objeto del propósito.

Y los labios repiten conmigo
la dulce sensación de la vio-
leta.
Te quiero. Silenciosamente.

Recorro veredas de tu cuerpo
isla
y detengo las manos alga en
la herida,
tu corazón, si fuese como yo,
tangible en sus deseos, sin
temores,
incendiariamos la piedra
para fundar sobre la cuerda,
entre matorrales,
la semilla de nuestra casa.
Sin muros
a la intemperie
y dar pelea de lo humilde que
tanto
anhelamos, solamente.

Detengo la herida en los lu-
nares
y entrego en beso, una cari-
cia de agua miel.
Anhelo conocer pronto
tu manantial verde-agua, que
encienda sobre
el césped, el ritual de una
vela encendida,
eterna, inminente.
Un instante
donde renacen los pájaros al
bañarse.

Soy la rama del encino,
que rejuvenece
bajo tu mirada.

Tarde serena
simulas canto de aves
mientras muero
en la lejania del mar,
y sólo el adiós prevalece
en la mirada del recuerdo.

Tú,
que
te
llamas
tantas
cosas
en mis poemas
y en las paredes de mis ojos.

Travesía

El joven camina triste y en silencio,
recorre bajo el sol, veredas
que semejan la cabellera de agua.

Deambula hambriento y descalzo
por las laderas de Matlalkueyotl.

No sabe escribir en la tabla de su alma,
sólo sabe de hornos de carbón
y a veces, planta cardos
que cosecha rosas.

Trae en su espalda cicatrices de la vida,
un manojo de leña,
un ramillete de flores,
unas frutas,
unos sueños para venderlos en la plaza.

De regreso,
trepa la sierra por Auakatlajapan
y lleva en su espalda
las cenizas de sus muertos.

Poema

Removemos la tierra
Como hormigas rojas
Que buscan
Entre recuerdos y páginas
Los versos perdidos.

Huerto

La savia de los duraznos, recorre
la planta de tus pies
que ensayan el rito de la huida.

Mis ojos, en el camino del amor,
observan el lejano cuerpo en el alba
que desciende a la veta de la tierra.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 482

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
Todos hablan de él, debe ser cierto,no paran de alabar sus cualidades,unos dicen han visto el cielo abiertohay a otros que curó todos los males.

El día de la Poesía, ya pasó, pero sigue la poesía. Hagámosla viral!

Gracias por leer!
X myStickymenu