YO SOY DE TIERRA ADENTRO

Mi Poeta sugerido: »Sabeli Ceballos Franco

 

Yo soy de tierra adentro,
yo vengo de un humilde pueblecito herido por el viento,
en donde en las frías noches del riguroso invierno
a la luz de la hoguera de mi humilde cocina,
después de una jornada sudorosa y cansina
mi idolatrado padre me contaba algún cuento
de hadas, de princesas o rufianes.
Yo vengo de esos lares.
Yo soy de tierra adentro.

Yo soy de tierra adentro,
de allí donde la palabra “mar” sonaba a cuento.
Un minúsculo lugar casi vacío de casas con adobes arropadas,
tristes y angostas calles por doquier abotargadas,
campos de tierras horadadas y baldías,
de mieses con espigas doradas y otras policromías,
surcos cansados, de soledad sedientos.
Yo soy de esos lugares.
Yo soy de tierra adentro.

Yo soy de tierra adentro,
yo más que ser de aquí, de aquí me siento.
De montes escarpados por montañas esquivas abrazados,
colmenas escondidas detrás de las colinas en los vados,
rodeado por todas partes de tamuja los pinares,
de superficies rellenas de vides a millares
y de vino borrachos los lagares.
Conmigo va el sarmiento.
Yo soy de tierra adentro.

Yo soy de tierra adentro,
conmigo viajan el ratón, la ratonera y el gato y la gatera,
una ventana al fresco, la fresquera,
el horno de leña, el cordero lechal y la hogaza,
los gaiteros -dulzaina y tamboril-, la música en la plaza,
los rebaños de las ovejas trashumantes,
guarnicioneros, trilleros y triberos y de ganado los tratantes.
Yo soy de aquí y aunque yo no lo quisiera
Yo soy de tierra adentro
y así tiene que ser hasta el día en que me muera.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: Sabeli Ceballos Franco

Sabeli Ceballos Franco

VOY

Oh, te quiero.

Este es el momento
de tomar rosas por los tallos,
de apretarlos sin un ápice de miedo.

De exhalar palabras apretaditas
y hacer coreografías con el aliento

Este es el momento
de sentarme en el mejor palco
a acompañar al corazón
que desafina sus bongoes

y decir sí

Sí, acepto
Acepto beber del grial de la inocencia

Acepto la partida del sosiego,
las horas engordando de caricias,
la incertidumbre de ser huésped de la burla

Ay, te quiero

Lo escondo de mi depredador
que es el pasado

Lo guardo para pagarte
el primer diezmo

Para atracarme a puro sentido
con la pluma,
con las parejas recién nacidas
que están comiendo amor
sobre mi césped

Cuando te diga Voy,
sírvete en platos
que estoy hambrienta
de quererte.

NO ME QUEJO

no me quejo de la minusvalía
con que tasaron a mi género
los vecinos del débil sexo fuerte

ni remedio

tampoco dejaré de ser por eso
pterodáctilo maternal
sobreviviendo los milenios

ciberferomona de pantalla
con regulador de llanto en el cabello

ni lavándome la cara me quitaría
el maquillaje de alma puesto
en la tristeza

porque es lanza dudosa y garra amaestrada
contra la burla del sexo cavernario

no me quejo

sé que mis venas contribuyeron
al calvario

II

me tocó recoger varas para el fuego
dormir rinocerontes sobre el pecho
llorar dentro del útero
fuera del útero y a causa

y grito
¡hijos de puta!
con ansias fugitivas de mi suerte

casi casi me tocaba ser nada

hoyo pequeño en el centro de mi cuerpo
ultrajado muchas veces
por el engaño

a falta de puños elocuentes
me hice con piedras de estoicismo
murallas de rango dinosaurio

convoqué a las hembras malheridas
aún a las caníbales
aún a las vendidas

y todas llegan siempre
a una hora u otra,
cargando los desechos de sus mentes

no me quejo

hemos creado un frente embravecido
azuzado por la infamia que se escribió
en nuestras historias

y ahora podemos dormir en nuestras cuevas
y mansiones
a pierna suelta
de pierna suelta

a amantar a nuestros críos
en la oficina
la alcoba
el taxi

a escoger limpio
entre hombre y macho
para pasar toda la vida
o unas noches

no ha cambiado mucho en la comarca
excepto lo que tenía que ser cambiado
para la supervivencia de la raza

ayarayarai
sigo siendo mujer
la esclava multicolor del mundo

la rajá de lo que queda de sí misma.

CUANDO DUERMES

No me atrevo a mirarte sin motivo.

Y si duermes,
necesito una razón para no verte.

Porque es como si un ángel
dormitara en tus pestañas.
Y es difícil discernir
quién está velando a quién.

Es como si el mar que hay en tu frente
fuera playa
y tu boca una lanchita
atascada entre un coral.

Y tus manos
y tus pies
tuvieran tres años de edad.

Es como si nunca
hubieras ido a un shopping mall.

Eres simple
cuando duermes.

Como si te hubieras desprendido
suavemente
de un suspiro de la luna.

Y tu cuerpo de apóstol vulnerado,
sutilmente inalcanzable,
embelleciera de dolor.

Como si te hubiera herido la mañana,
la metrópoli
y yo.

Eres puro
cuando duermes.
Como un trozo recién hecho de carbón.

Y desvelas a mi alma
a darle el pecho a tu sueño
recién nacido de amor.

No lo sabes.

Que me llora una quietud vasta de estrellas
si te miro sonreír, crucificado,
levemente quejumbroso
entre el espíritu y la piel.

Sé que duermes siempre asido de mi mano.
Falsamente redimido,
pasionario y humillado.

Y siento dolor de parto.

Siento piedad de ambos
por amarnos.

Nosostros

Llegaron otra vez
el día que muere y el que nace

la hora de vencernos en silencio
con las pieles infinitamente incrédulas

No nos agendamos los momentos
y sin embargo
somos puntuales uno al otro para amarnos

sin mostrar las carnes
ni pensar con gula en canjear labios o manos

por eso escribo
que amarte se engendró en lo extraordinario

digamos, por ejemplo,
que me haces llamarada hecha de agua

Porque, querido,
casi te anhelo como si habitara en hombre

como si pudiera hacerte un hijo
sin tocarte

que por ti conozco el clímax de mi alma

Casi concluyo que perdí
la más natural de las lógicas
porque, amor, qué intolerable me resulta
y qué molesto

que tengas que irte
cuando estoy acariciándote por dentro

Alguien sentenció en mi oído
que me muevo a las pasiones descarnadas

Mas no es verdad esto

Los devasta a frustración su propia envidia

porque nunca los besaron
con el roce de los labios
sólo un pliegue a la vez en la rodilla

.. y ahora te digo
que me beses en las cejas
o en el aura que te dejo en nuestro espacio

Yo necesito tu consuelo

porque deseo consolarme y consolarte
de este mi amor que es inaudito para ambos

hombre y mujer
hombre-mujer a cada instante

Rebeca e Isaac encadenados por La Diestra
en este refugio místico de tierra

Shhh
Nadie entre.
Ni siquiera tú, papel,
tú, pluma,
tú, palabra
-que lo han hecho con un verso

Nadie ose entrar a los aposentos
donde dos almas
se aman con los cuerpos.

Balada para dos locos

mi corazón
para que en él escarbes
busques tesoros
entierres muertos
no estaba muerta
pero me vi nacer
en la primera cita
con tu cuerpo
tengo muy poco
pero te entrego todo
la margarita anciana
el pavimento
las cuerdas que me rodean
el cuello
no te pedí que aparecieras
mas llegaste
con tu medio melón en la cabeza
a beber de la ubre de mi alma
¡vení! ¡volá!
yo era treinta y dos árboles
subiéndose a los hombres
para atisbarse
mequieres-nomequieres
tú no me quieres, flaco
me lo dijo la flor casi jugando
¿cuándo te marcharás
con mis pedazos?
te calzas mi corazón
te queda grande
somos dos muescas
en el timón de la locura
yo sí que estoy zafada
por quererte
tú sí que estás piantao
por quedarte.

La vida es buena

la vida es buena
andando descalzos
y en calzones
en nuestra casa
de tres piezas

el sol desafinando
en nuestro patio
tres cuerpos mojados
una manguera vieja
y un patito de hule
en la bañera

la vida es buena
cuando dejamos abiertas
las puertas
para mirarnos
para entonar a coro
country roads
y bailar con las canciones
de branduardi

la vida buena
es como la semilla de henequén
que crece aún entre las piedras
es ensayar el verbo
de la intimidad
inflar globos
de colores en la sala

hoy comeremos pasta
con fondo musical de calamaro
el espíritu de amar
está en la mesa

y eso es todo
lo que al final
necesitamos

es suficiente
para que valga la pena.

Te sugiero seguir leyendo...
Hagamos un buen pacto. Tú me dices aquello que de mí menos soportas, volvamos a…

Mis poemas y de más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up