Search Results for: libertad

UN PÁJARO SIN ALAS (canción triste)

Me contaron mis abuelos que en la Habana
por la noche, cuando ruge el malecón,
en que afloja la pereza y la galbana,
con su parche, su bandera y su canana,
surge un hombre tarareando una canción.
Por su aspecto

Sor Juana Inés de la Cruz

¿En perseguirme, mundo, qué interesas?
¿En qué te ofendo, cuando sólo intento
poner bellezas en mi entendimiento
y no mi entendimiento en las bellezas?
Yo no estimo tesoros ni riquezas,
y así, siempre me causa más contento
poner riquezas en

YO SÉ QUE ME IGNORAS

Ya sé que tú me ignoras, no me importa
que el agua ya no bebas de mi fuente,
que escuches los reclamos de otra gente
que en otro árbol te arrimas, reconfortas
pensando que es mejor y es diferente.
Ya

Lorena Rioseco Palacios – Me perderé

Me perderé como se pierden esas noches de insomnio.
Como se van en vuelo incierto las golondrinas en su libertad.
Así ,como un soplo ahogado en un charco de lágrimas embarradas
en laderas azotadas por un crudo invierno,en esas calles

César Vallejo

¡Cuídate, España, de tu propia España!
¡Cuídate de la hoz sin el martillo,
Cuídate del martillo sin la hoz!
¡Cuídate de la víctima a pesar suyo,
Del verdugo a pesar suyo
Y del indiferente a pesar suyo!
¡Cuídate del que,

Gerardo Diego

Río Duero, río Duero,
nadie a acompañarte baja;
nadie se detiene a oír
tu eterna estrofa de agua.
Indiferente o cobarde,
la ciudad vuelve la espalda.
No quiere ver en tu espejo
su muralla desdentada.
Tú, viejo Duero, sonríes
entre

Santa Teresa de Jesús

Vivo sin vivir en mí
y tan alta vida espero
que muero porque no muero.
Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor,
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí;
cuando el corazón

Luis de Góngora y Argote

Ande yo caliente,
Y ríase la gente.

Traten otros del gobierno
Del mundo y sus monarquías,
Mientras gobiernan mis días
Mantequillas y pan tierno,
Y las mañanas de invierno
Naranjada y aguardiente,
Y ríase la gente.
Coma en dorada vajilla

Baltasar del Alcázar

En Jaén, donde resido,
Vive don Lope de Sosa,
Y diréte, Inés, la cosa
Más brava de él que has oído.
Tenía este caballero
Un criado portugués...
Pero cenemos, Inés,
Si te parece, primero.

La

PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA

¡Ay mísero de mí, ¡ay infelice!
Apurar, cielos, pretendo,
ya que me tratais así,
qué delito cometí
contra vosotros naciendo.
Aunque si nací, ya entiendo
qué delito he cometido;
bastante causa ha tenido
vuestra justicia y rigor,
pues el delito

Francisco de Quevedo y Lucientes

Cerrar podrá mis ojos la postrera
Sombra que me llevare el blanco día,
Y podrá desatar esta alma mía
Hora, a su afán ansioso lisonjera;
Mas no de esotra parte en la ribera
Dejará la memoria,

JORGE MANRIQUE

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte,
contemplando
cómo se passa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el plazer,
cómo después, de acordado,

Rubén Darío

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...

Plural ha sido la celeste
historia de mi corazón.
Era una dulce niña, en este

Miguel de Unamuno

Oye mi ruego Tú, Dios que no existes,
y en tu nada recoge estas mis quejas,
Tú que a los pobres hombres nunca dejas
sin consuelo de engaño. No resistes
a nuestro ruego y nuestro anhelo

Nicomedes Santa Cruz

Cómo has cambiado, pelona,
cisco de carbonería.
Te has vuelto una negra mona
con tanta huachafería.
Te cambiaste las chancletas
por zapatos taco aguja,
y tu cabeza de bruja
la amarraste con peinetas.
Por no engordar sigues dietas
y estás

A UN JOVEN QUE EMPIEZA A ESCRIBIR

Amigo mío, si empiezas a escribir,
si quieres ser poeta,
has de hacerlo cual fiel anacoreta
siempre pensando en dar, no en recibir.
La vida del esteta
si se compara con otra puede ser
peor o mejor según el parecer

MIGUEL HERNÁNDEZ

La cebolla es escarcha
cerrada y pobre.
Escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla,
hielo negro y escarcha
grande y redonda.
En la cuna del hambre
mi niño estaba.

POEMA SEMI-MODERNO

Aquí está. Es esa piedra moribunda
sin lluvia, sin sonido, sin más nada,
agarrada cual lapa furibunda
al germen de su baba, de carcunda
desnuda de su piel y descarnada,
Piedra sufrida, ausente de palabra,

A MI PERRITA ZOE

¡Zoe, así se llamaba de nombre mi perrita!
hoy ya nuestra mascota se encuentra muy viejita
Feliz naciste un día para alegrar la casa
jugábamos contigo, como un bebé de gasa.
Eras nuestro juguete, fiel, tierno y cariñoso,
cual de

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética