Search Results for: libertad

Baltasar del Alcázar

En Jaén, donde resido,
Vive don Lope de Sosa,
Y diréte, Inés, la cosa
Más brava de él que has oído.
Tenía este caballero
Un criado portugués...
Pero cenemos, Inés,
Si te parece, primero.

La

PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA

¡Ay mísero de mí, ¡ay infelice!
Apurar, cielos, pretendo,
ya que me tratais así,
qué delito cometí
contra vosotros naciendo.
Aunque si nací, ya entiendo
qué delito he cometido;
bastante causa ha tenido
vuestra justicia y rigor,
pues el delito

Francisco de Quevedo y Lucientes

Cerrar podrá mis ojos la postrera
Sombra que me llevare el blanco día,
Y podrá desatar esta alma mía
Hora, a su afán ansioso lisonjera;
Mas no de esotra parte en la ribera
Dejará la memoria,

JORGE MANRIQUE

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte,
contemplando
cómo se passa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el plazer,
cómo después, de acordado,

Rubén Darío

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...

Plural ha sido la celeste
historia de mi corazón.
Era una dulce niña, en este

Miguel de Unamuno

Oye mi ruego Tú, Dios que no existes,
y en tu nada recoge estas mis quejas,
Tú que a los pobres hombres nunca dejas
sin consuelo de engaño. No resistes
a nuestro ruego y nuestro anhelo

Nicomedes Santa Cruz

Cómo has cambiado, pelona,
cisco de carbonería.
Te has vuelto una negra mona
con tanta huachafería.
Te cambiaste las chancletas
por zapatos taco aguja,
y tu cabeza de bruja
la amarraste con peinetas.
Por no engordar sigues dietas
y estás

MIGUEL HERNÁNDEZ

La cebolla es escarcha
cerrada y pobre.
Escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla,
hielo negro y escarcha
grande y redonda.
En la cuna del hambre
mi niño estaba.

POEMA SEMI-MODERNO

Aquí está. Es esa piedra moribunda
sin lluvia, sin sonido, sin más nada,
agarrada cual lapa furibunda
al germen de su baba, de carcunda
desnuda de su piel y descarnada,
Piedra sufrida, ausente de palabra,

A MI PERRITA ZOE

¡Zoe, así se llamaba de nombre mi perrita!
hoy ya nuestra mascota se encuentra muy viejita
Feliz naciste un día para alegrar la casa
jugábamos contigo, como un bebé de gasa.
Eras nuestro juguete, fiel, tierno y cariñoso,
cual de

MI OTRO YO

Mi otro yo me acompaña indiferente,
al minuto, al instante, a cada paso,
vigilando si salto, por si acaso,
desde ésta que es mi orilla a la de enfrente.
Pareciera dormido, inexistente,
mas siento que él

LA FIESTA DE LOS TOROS

Tradición, esa fiesta de los toros,
la que a algunos alegra o entristece,
un hurra al sol lanzan, la res fenece,
o provoca en sus almas sendos lloros.
Ese lance entre fiera y un humano
que

PARIAS

Clamé al cielo y no me oyó
Líbrame de este calvario
¿Por qué no me escuchas, dios,
o de mi te has olvidado?
Hoy te suplico prestes toda tu atención a los clamores,

LA MALA EDUCACIÓN

Vivimos en dos mundos diferentes,
el mío de bondades está hecho,
de respeto y de ausencia de despecho,
mostrando comprensión para las gentes.
La violencia se ataca con decencia,
con respeto, modales y bondad,
quien

SI TÚ PUDIERAS…

Si tú pudieras...
erguir la vista al cielo mirando al infinito y en un esfuerzo extremo abrir bien los pulmones
al aire fresco, puro y limpio de la sierra, verde esperanza, blanca de nieve, sin contaminaciones.

Si tú pudieras...

MAYO DEL 68

Aquellos, entonces jóvenes, que un dia
de mayo del sesenta y ocho en primavera,
en el templo de las ideas de la Universidad de la Sorbona de París,
invocaban a la diosa libertad, bajo el lema "prohibido

A ESA BENDITA PLAZA

A esa bendita plaza,
del corazón simbiótico de la ciudad más linda,
a los pies desnudos del Pichincha,
esa alhaja de plata
¡coso de leyendas confidente
de dimes y diretes de la gente!
mística

¿DÓNDE ESTÁ EL PARAÍSO?

Dicen que el paraiso está allí arriba en lo más alto,
donde plácidamente se encuentra el dios bendito,
que para subir no es suficiente dar un salto
y para que te oiga no precisas dar un grito.

ARDIÓ PARÍS

Al alba fue. ¡Ardió Paris!
Una gran pira le sorprendió a esa ciudad bella,
dormida. De rencor se inundó, de sangre gris,
de abatidas pavesas a su alma haciendo mella.
Hasta el sol y la luna

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética