¡NACIONALISTAS!

Poeta sugerido: Elena Díaz Santana

 

Por más que insistan, jamás entenderé por qué razón
cuando los seres humanos venimos a este mundo,
sujetos a las veleidades del azar, sin ton ni son,
los hay que se consideran propietarios del terruño.

Arguyen de su patria las diferencias son notorias,
presumiendo ser de un pueblo superior y diferente,
aducen para ello tener una lengua y una historia,
que se sienten oprimidos y que luchan por su gente.

Aunque lo nieguen, racistas son, capaces de matar,
sin importar mueran mujeres o niños inocentes,
de sentimientos ausentes, no los van a condenar,
obsesionados, la reflexión escasa es de su mente.

¡Iluminados! gozan favor de correligionarios
que los reciben y aplauden cual si de héroes se tratara,
cómplices de sus crímenes, pues son totalitarios,
si alguno les deja de alagar, allí no pinta nada.

¿Donde anida esa obsesión para que sus vidas sacrifiquen
en pos de una utopía y hacer de su vida la razón?
¿Por qué esa sinrazón? Marionetas en esta pretensión,
políticos que aspiran a reyes, hoy sólo caciques.

Incapaces de pensar, se auto-proclamarán idiotas.
Otros que a pensar se niegan se trucan en fanáticos.
Cobardes, que pensar no quieren pues no tienen pelotas
disimulando sin mirar pareciendo simpáticos.

¡Humanos aunque no lo parezcan son nacionalistas!
cigotos que nacen, crecen, se reproducen y mueren,
lo que a ellos les diferencia del resto de la lista
llevan inoculado el odio y la exclusión en su ADN.

La historia de un pueblo es la que es y volverla del revés,
es retroceder, intento de manipular su historia.
Al ayer sólo hay que mirar para de errores aprender,
lo que hay que mejorar, mirar y guardarlo en la memoria.
©donaciano bueno

Estos versos quieren ser un humilde homenaje al magnífico y valiente periodista Juan Carlos Girauta, catalán de pro, ejemplo de luchador, emigrante en su propia tierra, que por el simple hecho de no coincidir con los postulados ideológicos, y ante las injurias generalmente anónimas de los hooligangs de los nacionalistas, se ha visto obligado a cerrar su cuenta en Twitter.

Coincide este hecho con la liberación por parte del Gobierno de el otro “ejemplo” de luchador al que hago referencia en el texto, que tras haber asesinado a tres personas inocentes, y haber mantenido encerrado y secuestrado a Ortega Lara durante más de 500 días, ahora sus correligionarios piden clemencia y compasión en base a una hipotética enfermedad terminal.

POETA SUGERIDO: Elena Díaz Santana

Elena Díaz Santana

Hacia el no ser

Me preguntas
por qué el silencio habita mi espacio,
cada día más cierto,
posado en mí.

Cómo explicar
el miedo a perderte,
el día que el aire
olvide tu nombre.

Estoy ante ti cobarde
asida a tu mano.
Caminas hacia el no ser,
pactas con el silencio
y me arrastras contigo,
aunque sé:
que siempre habrá palabras
que te nombren.

Hasta el olor de esta rosa
callará para siempre.
nada permanece,
ni lo más puro nació para quedarse.

Promete el día tacto de espinas

En esta ciudad
de sueños rotos,
ignoran las estrellas
que el abrigo del hogar,
engaña al miedo
y me siento a salvo,
en los brazos refugio de los míos.
Anhelan mis manos
que nadie apague nuestra sonrisa
y tejen cuentos de esperanza.
Es la noche,
cómplice y testigo
de la profanación de lo sagrado
y yacen los cuerpos,
sobre el polvoriento lecho del desierto,
solitarios, sin nombre.
Solo tu alma mujer
permanece intacta, pura, inalcanzable,
para las sucias manos
de los cobardes,
pues eres templo
donde no caben, los mercaderes.

MI ÚNICA ORILLA

Para que sepas que existo
volveré a pisar la arena,
aunque se empeñe el agua
en borrar mis huellas.
Solo amor en el aire queda
hacia lo que es,
mi única orilla.

HACIA EL FRÍO DE LA AUSENCIA

Se abrieron las cancelas a la noche
Salieron los caballos a la noche
Antonio Colinas

Antes de que el frío se apodere de mi alma
abro las cancelas a la noche
para ahuyentar mis miedos,
y preparo la senda
para no romperme,
en la nada de tu ausencia.

Si se hace lágrima la tarde,
enjuga mi desconsuelo,
pon brasas en mis manos
y retorne a mi noche la vida.

Serás la estrella que brille en mi cielo
la música que pueble el silencio
donde he de encontrarte,
toda tú inalcanzable.

Antes de ser luz
posa tu piel en mí,
mariposa de nieve
que arde en lo que toca.

Celebrará mi corazón la primavera
empapado en tu ternura
cuando escampe la lluvia.

VIVIR SIN TENERTE

Difícil será septiembre,
cuando no vuelva tu luz
a encender mi alma,
y pise las calles ausentes de ti,
y mis ojos no contemplen
la ilusión de encontrarte.

Difícil será que no te escriba,
cuando la luz tras los cristales,
me diga que te has ido,
que ahí no habita nadie,
que se fueron tus ojos alegres,
tu sonrisa blanca
y tu larga melena.

Pero llévame contigo,
en tu recuerdo méceme
y no me abandones nunca,
que solo por quererme
sonreiré al día que nace,
que solo por quererme
aprenderé a vivir sin tenerte.

HACIA EL NO SER

El silencio del calor y la nostalgia. El silencio
de la muerte futura. El roto silencio de la sorpresa.
Antonio Salvado, “La hora sagrada”

Me preguntas
por qué el silencio ocupa mi espacio,
cada día más cierto
posado en mí.
Cómo explicar
el miedo a perderte
el día que el aire
olvide tu nombre.

Estoy ante ti cobarde,
asida a tu mano.

Caminas hacia el no ser,
pactas con el silencio
y me arrastras contigo,
aunque sé:
que siempre
habrán palabras
que te nombren.

Hasta el olor de esta rosa
callará para siempre.
Nada permanece
ni lo más puro llegó para quedarse.

MADRE

Vuelvo cada día
mi cuerpo hacia tu luz,
soy el girasol
que te busca y sueña
tus dedos enredados en mi pelo.

Escucho el canto
de un pájaro de siglos
y un lamento
que no puedo acallar.

Me abriste tus alas
para que me echara a volar,
pero no me fui nunca
de tu regazo,
cada tarde retorno a ti,
como la marea a la orilla.

Mi corazón
es piedra pulida por tus manos
como agua en el río
mansamente mimada.

MUJER NACIDA PARA EL YUGO

A Soraya Manutchehri

Por el silencio cómplice
se desangra una rosa en el desierto,
lloro la suerte que corrió tu vida,
lloro tu muerte.

Me duele cada piedra
que ensucia tu pureza,
cada mirada de desprecio
que mancha tu blancura,
me duelen las niñas
herederas de amordazadas bocas,
inocentes,
tu cuerpo maltratado me duele,
tu pelo sin amorosa mano que lo acaricie,
la desterrada sonrisa de tu cara,
tus manos solas.

En el desprecio,
de dignidad eres bandera,
halcón de altos vuelos
faro siempre tú, alumbrando la senda.

Si has de recibir vil castigo
sean las piedras palomas antes de rozarte
y te crezcan alas
para ser libre en manos que te merezcan.

En el corazón desierto de los hombres
no prenden las flores que el odio alimenta.

Te sugiero seguir leyendo...
Piedra angular a veces esquiva o silenciosa,siempre tan predispuesta al quite en mis maldades,base fundamental…
Scroll Up