TORRE DE BABEL

Minerva Salado(Poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

Oigo repetir con frecuencia sin igual
a vecinos políticamente correctos
que la multitud de idiomas o dialectos
son toda una enorme riqueza cultural.

Que sean una riqueza, no lo dudo,
mas desde el punto de vista racional
a todos nos ha trocado en sordomudos
para complicarnos la vida en el ferial.

Por eso yo aquí defiendo lo contrario,
Con asombro veo esta torre de Babel
convertida en una lucha sin cuartel
y me salen enemigos del armario.

Imagínate un planeta que existiera
hablando en el mismo idioma en general
donde un niño japonés parlar pudiera
con otros niños de Estambul o Senegal.

Y comunicar y eliminar fronteras
tal como suceden, sin manipular,
a los medios todo el mundo comprendiera,
los políticos se entendieran al hablar.

Siempre según mi modesto parecer
en la obsesión que tenemos los humanos
tantas lenguas su razón tienen de ser
retornando para ser más provincianos.

Este es, pues, en conclusión, mi humilde canto
-ingeniosa idea donde las hubiera-
ese intento de crear el esperanto,
empeño vano que de éxito muriera.

Mas yo no soy optimista, no lo crean.
Pasarían pocas horas, días, meses,
para otra lengua nacer ¡malditos sean!
añadiendo una vocal o muchas eses.

¿Y el resto? el resto al igual que los dialectos
los metería a remojo en un florero
o llenar de las palabras su perchero
para recuerdo de todos sus ancestros.
©donaciano bueno

Si los seres humanos fuéramos inteligentes hablaríamos todos uno, el mismo idioma. La multiplicidad, además de constituirse en un medio de INCOMUNICACIÓN, es utilizado por los nacionalistas como hecho diferencial para sus reivindicaciones. Todo ellos parten de una fuente universal, las raíces, y se han ido conformando y/o deformando a base de modificar, generalmente las terminaciones, gracias al lenguaje popular, y utilizados posteriormente por los politiquillos de turno en favor de sus propios intereses.

POETA SUGERIDO: Minerva Salado

Minerva Salado

Postal

A Vivian, en su ciudad

Un negro viejo lustra sus botas en el sillón del Hotel Plaza
y sabe que la ciudad yace
en esas botas.
Los turistas activan sus cámaras fotográficas
para recoger la imagen del caminante
urbano de La Habana
quien sonríe con un aire desdentado
que huele a la chaveta
con la que trabajó la hoja de tabaco
durante toda su vida.

Ahora
la silla del limpiabotas
es su más celoso placer
la confianza de los paseantes
amigos de ‘allá afuera’
donde otros ciudadanos
en ciudades que él no ha visto
exhiben de mil maneras
sus orígenes.

Hoy por hoy
el negro Felipe
lustra sus botas en el sillón del Plaza
y se contenta.

Alicia en mi ciudad

Los espejos ocultos están frente al Paseo del Prado
para que tú los atravieses.
Del otro lado esperan todas las ilusiones
las piedras en el centro de otro orden
los rastros y los pasos.
Los espejos descubren los caminos
sin saber demasiado hacia dónde
penetran en las estridencias de los sueños
fantásticos como nunca antes
ilusorios
reales para los que olvidaron la esperanza.
El azogue de los espejos parece
una tentación a la que pocos renuncian
los otros yacen sobre las baldosas
sin tiempo para más
esperando en la raíces de una ciudad
que cada día se evade
sin dejar de ser ella.
Suplantada
acartonada
enmascarada
y sin embargo ella bajo toda escenografía
creada
encallecida
abandonada
hermosa para siempre

Ciudad ciudades (I)

Para Tenochtitlán, desde la isla Juana

La Habana húmeda a mis pies
desatada y húmeda como las caracolas
los ruidos e su nombre y el silencio de ti
de tu impaciencia rondándome los gatos de la sombra
y tú sin mi ciudad sin su herejía bajo la lluvia
sin la humedad que cubre las ventanas
los raíles de punta
el colibrí de ayer en la arboleda.

Ciudad ciudades (II)

No estuve para siempre en la ciudad
la amé con una queja con un grito de espanto
pero la amé sin fin
sin desconcierto
recorrí las costumbres de tus manos
el trazo de tu cuello el resplandor insomne de tu boca.
La ciudad me conmueve y atenaza
penetra con su daga mis vestigios
y encuentra la verdad bajo su talla.
Un canario despierta
y yo tengo un secreto como un nido
como un terrón de azúcar en la mano.

Ciudad ciudades (III)

Fue como una conquista la ciudad
cinco ratas huían por cada beso tuyo
cinco animales muertos
cinco cloacas trascendidas por cada virtud
en cada uno de tus gestos una hazaña
en tus cuestiones la razón de existir
los titubeos para abrirse camino entre los sueños.
No estuve en la ciudad no la atrapé en su época
pero se hizo entrañable sobre el suelo que nos crecía juntos
me poseyó su extraña alevosía la feroz certidumbre de tus manos
y comencé a fundar sobre cuerpo
catedrales
pirámides
canales
en el urgente espacio de su templo.

No estuve para siempre
pero grabé en su carne el nombre
de tus calles me asaltó la extensión de la llanura
en el temblor del tiempo.

No estuve pero supe encontrar sus laberintos
y al calor de sus grutas construí la palabra
que me acogió de nuevo como una identidad
y abrió las avenidas en que pude tocar
-ya para siempre-
el corazón intacto de los dioses.

Poema social

Alguien muere de frío en una tarde
en una calle gris en el aroma que cubre la nostalgia
en secreto mientras tu voz huye de mi sosiego
y entiendo la penumbra como aquel tulipán
o la vertiente noble que nos cubre.
Alguien muere de frío
ya no sufre
ya no palpitan leves sus pisadas
bajo el laúd de las piedras y el cobre de tu risa se eleva
por encima de la ciudad sus edificios la imagen en que andamos
y el silencio cayendo
donde cantan los pobres anochecen
para que en los portales nos besemos
en el atrio de la iglesia razone a nuestros pies
tropiece la intención a menudo en los cuerpos
mientras nos adentramos en el sagrado templo de la herencia.
Un sapo ata la lluvia la atrae sobre mí y el maíz crece
mientras yo te toco te beso levemente frente a los hombres
águila
que miran y sostienen esta hazaña de abril.
Detrás lo inverosímil lo profundo el pensamiento
mismo de los héroes que vuelve a la ciudad
donde alguien puede morir en tanto amo en tanto soy feliz
como el demonio y alguien paga por mí las veleidades
empobrece por mí
se crucifica.

Te sugiero seguir leyendo...
Qué pensará la gente, ayer me preguntaba, cuando en Madrid a la estación del metro…
Scroll Up