UNA AMIGA NO MUY QUERIDA

Josep Maria Rodríguez(Poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

¿Quién es la que me acompaña
¡y me engaña!
hasta tres veces al día?
es a esa ama a la que imploro
¡pido y lloro
que de mi penar no ría!

Y aunque no pierda esperanza,
¡qué tardanza!
y aunque seas traicionera,
solícito como un niño,
su cariño
del que su nobleza espera.

¿Cómo se llama esa cosa
¡la glucosa!
que perjudica mi vida?
¿Ante quién temblando quedo?
¡es mi dedo
que se queja por la herida!

¿Y qué hacer con la diabetes?
pues te metes
pastillas o algo aún peor,
pinchazos y más pinchados
¡qué coñazos!
para agravar su dolor.

¿Y por qué a mi la manduca
¡el azúcar!
se convierte en vil veneno?
me condena a mal vivir
y a morir
si los hidratos no quemo.

Yo aquí le niego el permiso
¡sin preaviso!
por serme tan traicionero.
Vea que le tengo rencor
¡y es pavor
y así su amistad no quiero!.
©donaciano bueno

Hoy os presento aquí estos humildes versos en homenaje a todas las personas que, como el autor, muy a su pesar, tienen permanentemente a su lado un amigo/a que les acompaña y del/la que deben cuidarse pues es muy traicionero/a: la glucosa.

POETA SUFERIDO: Josep Maria Rodríguez

Josep Maria Rodríguez

VARIACIÓN STANDFFORD

Conducía a través de un estrecho sendero de montaña.
Noche azul y, de pronto,
me encontré un ciervo
muerto.

Bajé del coche y anduve hacia el cadáver.
La piel suave. El cuerpo, casi rígido.

¿Dónde miran los ojos de los muertos?
¿En qué lugar coinciden sus miradas?

Lo fui arrastrando hacia el desfiladero.
Antes de despeñarlo,
me fijé en su barriga extrañamente desproporcionada,
que aún estaba caliente.

Y entonces, la palpé:
en su interior un cervatillo
inmóvil,
donde nace la muerte.

JARDÍN

Después de la tormenta,
las hojas que han caído alrededor del árbol
empiezan a pudrirse.

Gotean los rosales:
son un cuadro de Pollock
queriendo deshacerse.

Mi madre me contó
que la primera vez que vi la lluvia
empecé a llorar,
como si por entonces ya entendiera
que en la belleza hay algo doloroso.

Es invierno. Y hay una bruma leve,
fría,
como un velo de novia en la mesa de autopsias.

Dime,
¿qué crees tener que ya no hayas perdido?

RAMAS

A contraluz,
tu pulmón al desnudo.

Y en su interior
(aunque no puedas verlas)
ramas como de almendro o de avellano

y una especie de florecillas blancas
brotando en sus extremos:

Una radiografía.
La dejas otra vez sobre la mesa
que aún conserva intacta
su memoria de ramas, tronco y árbol

(la memoria no muere,
se transforma).

Ramas en tus pulmones
y en la mesa

y en el papel de un libro.

Todo es parte de todo,
un mismo árbol.
(de Frío, Pre-Textos, 2002)

MI SECRETO HOMENAJE

Caminaba sin prisa y me detuve
a contemplar el humo,
su extraña ceremonia.

Humo antiguo de fábrica,
intestino que creces y al crecer
te retuerces y te elevas
y me elevas contigo hasta fundirnos
con lo que te rodea.

Oscura imagen de la serenidad:
creo en ti.

(Cada paso que damos va trazando una órbita
alrededor de la palabra muerte.)

Humo antiguo de fábrica.
Tu canto vertical es existencia,
oscuridad de la que procedemos.
(de La caja negra, Pre-Textos, 2004)

EL CORAZÓN DEL BOSQUE

Tras la tormenta,
el arroyo enfangado fluye pesadamente
como una babosa.

Lo que queda de día
reluce en un pedazo de metal.

Es una lata roja, de refresco,
que bien parece el corazón del bosque.

Cierro los ojos y oigo su latir:
Arritmia de las gotas al caer de los árboles.

El aire huele a hinojo y hace frío.
La realidad se escapa a la mirada:
Aunque me esfuerce, siempre está incompleta.

Igual que la sonrisa
de una boca sin dientes.

EROSIÓN

I
(Masaoka Shiki)

El sol es un faquir
que se ha tumbado lento
sobre pinos de aguja.

Miro las montañas.

Hay algo de la piedra
que se pierde en el viento.
Erosión.

Camino por el bosque.

Hace frío
y el arroyo está helado.
En su interior,
se ha quedado atrapada una hoja de roble.

La mirada está atenta:
Esa imagen resume qué pasa en la memoria.

II
Sobre las montañas,
nubes llenas
como esas bolsas blancas de los supermercados.

Camino por el bosque.

Estoy alerta.
La mirada me explica cuanto soy.

Por eso me he negado a la elegía.

¿Acaso la memoria
es algo más que el eco de lo que ya hemos sido?

Sólo tengo interés por el instante.
El resto es erosión o me erosiona.
(de Raíz, Visor, 2008)

Te sugiero seguir leyendo...
Recuerdo no sé si en mayo, si aconteciera en abril,que éste que escribe fue yayo…
Scroll Up