VOY LUCHANDO

»El Poeta sugerido: Rolando Revagliatti

EL POEMA Lee otros SONETOS

 

Ahora ando, ando creo, voy andando,
ahora miro, ando, miro y me recreo,
que yo terco en la vida voy luchando
cada paso atrasando mi paseo.

Con la vida y la muerte disputando
sin dudar apostando por los vivos,
por la noche y el día, no sé cuando,
sin saber quién son de ambos más esquivos.

Pues me hiciste, es a tí que hoy yo recurro
que permiso al hacer no me pediste,
un mensaje me envíes de un susurro.

No me dejes penar, siga aquí triste,
dando palos de ciego como un burro
éste que a irse del mundo se resiste.
©donaciano bueno

Y quién no? Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Rolando Revagliatti

Rolando Revagliatti

A Fernando Savater

Los políticos
a caballo de las naciones

La curiosidad
a canguro de la ciencia

Los ambiciosos
a tigre del comercio

El dogmatismo
a mastodonte de las iglesias

Los revolucionarios
a cóndor de las reivindicaciones

El goce estético
a unicornio de la dignidad.

Se infiltran

Se infiltran en las pesadillas de tus personajes
unos que embadurnan con plumas fascistas del Ku-Klux-Klan
y sellan con sus orgías crucificantes
el colapso

Así como antes esos personajes
se infiltraron
en tus pesadillas.

Polvito de rapé para dos

Una vela para la noche en ella
reclamo con la mirada salvaje

¿Perder la mente entre vistosas mañas?

(Para un volumen en prosa con aires de lubricidad.)

A Felisberto Hernández

Muequitas en el pizarrón:
escríbanme o partan tizas

Inteligiendo en las costas
los restos de un pesar
antroposófico

Caí
de fallecimiento provocado por un signo de admiración

Anticipé:
ya venía con brizna la brisa:
Alicia en el País de las Sevillanas
es una artista asediada por su vello púbico

Advertirlo
sin ablandarse en la modestia

Da sobre las cosas el sol:
sobre Felisberto da como vemos
que ve cómo da
sobre las cosas.

Colorín colorado

¿Exponer la predestinación de las perdices?
¿Exaltar la índole del apetito?
¿Guiar un tur por el masticar, el deglutir?:

Perdices
o chancho rengo.

La novela no vela, ¿no?

La no sobria novela dudosa no terminará de redactarse
y de aposentar en ella sus reales miserias el autor
quien no situará orondos huevos sobre mesa de altar
ni pelará lingam de glande absorto
(alardes motrices)

Ubérrimos y urentes: novelemos
espermatozoides en la hoguera
(no la contundente insignificancia es magnífica).

Jan Neruda de la Malá Strana

El señor Schlegl / una mujer (la misma mujer) / el señor Rysanek
(otra fue quien arruinó al pordiosero
otra féretro tras féretro la de corazón tierno y llorador)

Conversación nocturna sobre los tejados tentadores de la calle Ostruha
cruzada por el circunspectísimo médico-no médico designado misántropo
transitada por el magro Hastrman (“¡el mar! ¡el mar!”)
en la barriada del mesón “Las Tres Lilas”
(parroquianos suboficiales y cadetes en el saloncito)
tres enormes dogos feroces en la capilla de San Wenceslao
velando el prolijo orgullo del monaguillo narrador
revolucionario desprovisto de pólvora

Gorda María en el Día de los Muertos
(dos muertos, farristas, uno poeta, ambos pretendientes de la treintañera)
el epilogal treintañero estudiante de leyes (“¡qué hombre!”)
y los demás vecinos conspicuos convocados.

Preguntas de Anita

¿Importa saber qué edad he llegado a tener
y si soy risueña o resentida
hija adoptada por Karenin
(el marido de mi madre y padre de mi medio hermano)
hija del conde Vronski, e insisto
de aquella mujer tan bella que apenas conocí?

¿Heroína de la que precisamente habré heredado su belleza?

¿Escribí yo libros?

¿La perdoné?

A Ernest Hemingway

Langostas, grillos, truchas, salamandras como carnada
insectos, larvas y escarabajos para tu anzuelo
muchacho NickAdams, inventor de arroyos
para quien era Michigan una fiesta del verano

Las armas
del viejo Hemingway y el mar.

Te sugiero seguir leyendo...
Resulta que mañana yo me muero,y acudo ante San Pedro de esta guisahirsuto, sin creencias,…

Busca, lee y comparte poesía. Hagámosla viral!

X
Scroll Up