A la chita callando – Licencia para hablar

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Guardeme yo el placer de la visita,
no quise intervenir, no dije nada,
discreto, mutis hice a la jornada,
callando mis ideas a la chita.

Envuelto en esa calina infinita
el ambiente se fue desmoronando,
diluyendo lentamente, apagando,
que hasta el halo expiró por la garita.

Insegura, expectante la licencia,
incapaz de emitir una palabra,
anduvo soportando penitencia.

El habla quiso hablar mas su insistencia
no encontró alguna puerta que se habra
y optó al fin por morirse de abstinencia.

©donaciano bueno

Comentario del autor sobre el poema: Existe en castellano un refrán muy sabio, creo que uno de los más sabios: En boca cerrada no entran moscas. Cuestión distinta a que haya alguién que te la quiera tapar en beneficio propio. Hacer mutis por el foro o a la chita callando son expresiones aún bastante habituakes.

 

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!

A %d blogueros les gusta esto: