Al final del camino

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Caminante soy que voy imaginando,
a los molinos de viento destruyendo,
voy andando y mientras lo hago voy pensando
y a cada paso que doy envejeciendo. 

Hoy recojo florecillas de ambos lados,
y entre coles a cardos borriqueros,
es mi alma quien precisa de cuidados
pues mi cuerpo harto está de tantos sueros. 

Mi placer está en poder seguir soñando
y al pasado algunas veces recurriendo,
comprobando de sufrir me estoy ahogando
para otras veces desear seguir viviendo. 

Reprochando, muchas veces rebotando,
contra todos los ciclones resistiendo
y a medida que ya avanzo voy dudando
y otras lleno de esperanza voy creyendo. 

Y asi un día y otro día cavilando
sin descubrir la razón o qué pretendo,
reclamando a dios y con el mazo dando,
de tristeza sospechar me estoy muriendo.

©donaciano bueno

Comentario del autor sobre el poema: Eso de que la vida es un camino ya lo dijeron gentes mucho más versados que yo, Machado, Becquer…Ahora lo hago modestamente yo aquí a mi estilo.

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!

A %d blogueros les gusta esto: