COGITO ERGO SUM

EL POEMA Lee otros poemas REFLEXIVOS

 

Ayer me preguntaba de tanto me pregunto
por qué razón si hablaba nadie me contestaba,
por qué a mi padre amaba y ahora está difunto
por qué soñé que un sueño soñando me abrasaba.

De tanto como pienso no pienso en lo que pienso,
de tanto como escribo mi mente se degrada,
no sirven los halagos ni tampoco el incienso
que la tierra reseca no es la tierra mojada.

Yo le digo que pare pero él no me hace caso
y ya en este un sinvivir vivir no importa nada
y sigue y me persigue y me sigue a cada paso
me dice no pararse y al tiempo no se para.

Responde con silencio si le pido clemencia,
la apariencia de ciencia con nada se compara,
no sabe o no contesta y persiste en su ausencia,
se esconde si reprocho pues nunca da la cara.
©donaciano bueno

La locución latina «cogito ergo sum», que en español se traduce como «pienso, luego existo», es un planteamiento filosófico de René Descartes, el cual se convirtió en el elemento fundamental del racionalismo occidental. Estos versos son un galimatías abrumador entre pensar y elucubrar. Un ejercicio absurdo.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 2

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

Please Login to comment
avatar
  Subscribe  
Notify of
Te sugiero seguir leyendo...
Para mí, Machado, excusen si me excedo, fue ¿cómo fue, cómo diría? un observador del alma, ese vigía que cobijo va buscando en un hayedo.Ese…