EL POETA Y SU MUNDO

Poeta sugerido: Lucio Muniz

EL POEMA Lee otros poemas REFLEXIVOS

 

Poeta de la vida y de la muerte
del acto de nacer y despedida
que, odiando, va cantándole a la vida
a la espera su cuerpo quede inerte.
Poeta va tentándole a la suerte,
agnóstico, creyente o descreído,
dudando conocer por qué ha nacido,
de encontrarte un buen día y de quererte.
Poeta del planeta, del espacio,
que andando va corriendo y va despacio.

Poeta del amor y de las flores,
del cielo, el mar, el sol, la luz y el viento,
del halo misterioso del aliento,
de la sombra que es ciega y los colores.
Poeta que en constante movimiento,
mirando va hacia atrás, hacia el pasado,
la mente que es la fuente que ha creado
dolor que es frustración, resentimiento.
Poeta de la euforia y la alegría,
belleza, la bondad, la fantasía.

Del alma, de la ciencia que no miente,
del miedo que es un ser incomprendido,
del buen manjar gourmet, ¡oh, ese cocido!
cual boca relamida de indigente.
Que sueña con las letras aún dormido
y a las cosas más nimias hinca el diente
como viento que sopla de relente,
viene y va, pareciendo haber bebido.
Poeta que él ignora que es poeta,
siempre atento en su estado de retreta.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: Lucio Muniz

Lucio Muniz

Casona

Elías Regules ha dejado “huella”
que opone una Casona a “La Tapera”
en el costado de la carretera;
(supe estar una vez, dentro de ella).

La cuidan con orgullo, como estrella
recortando en el cielo su figura.
Sus ventanas, balcones, su estructura,
están firmes y el tiempo no los mella.

Pobló la soledad en esa zona
en que fue levantada junto al río.

Tiene algo de palacio la casona
que es memoria del poeta nativista.

La disfruto al mirarla y me sonrío
con mayor interés que el de un turista.

Puente viejo

El puente viejo aún pasar se deja
hasta la orilla donde vibra el río.
Algún caballo o carro se refleja
en aguas, donde afila filo el frío.

El puente tiene gusto a cosa vieja
por el tiempo encantada y hay lisuras
ya desprendidas de maderas duras
pero que blandas son, al que se aleja.

Interrogo qué gente habrá pasado
andando indiferente a su costado
sin la vejez pensar, del viejo puente

que soporta la fuerza del torrente,
erguido en la madera, humanizado,
y aguantando el puñal de la creciente.

Soneto por Van Gohg, y por Akiro Kurosawa

No vuelan esos pájaros y vuelan
sobre la mies que no es, y es mies temblando
y bajo un cielo blando, amarillando.

Los pájaros, figuras que modelan
su propia imagen en el aire, andando
están, ese paisaje decorando.

La paleta vibrada y luminosa
exalta las virtudes de la mano
del dueño, artista- genio-ser-humano
que en la tela se incrusta, más que posa.

Pone el óleo con furia y se destroza
con chispazos violentos de Vulcano,
y encuentra comprensión y eco en su hermano
para asumir su cruz que es cruel y hermosa.

LA HUIDA DE EGIPTO

El tiempo es poco, pero tiempo queda
para evitar el filo de la espada.
La nueva anunciación está anunciada
y es imperioso huir mientras se pueda.

José soñó su sueño y fuerza es ceda
y se apresure a Egipto, así salvada
su familia estará, de una emboscada,
(que exterminio será lo que suceda).

Muerte inocente de bebés de brazos
Herodes ha ordenado y va a cumplirse.
Aunque haya oscuridad urgente es irse

tragando las distancias en los pasos.
(La luna abre las alas con sigilo
y linternas le presta al dios del Nilo).

OPHELIA

Sir John Everet Millais, un niño él,
fue un alumno avanzado y conocido
después, por su aptitud y el colorido
de los paisajes a los que fue fiel.

Elizabeth Siddal, sufrió en su piel
por posar para John, un aterido
estado posterior, y él, dolorido,
supo por críticas más hiel que miel.

Pero quedó su “Ophelia”, permanente
de amapolas y lirios; y la dura
posición de Siddal en la corriente

de boca abierta y de final lisura.
Una mano, vacía, palma al cielo;
la otra, oliendo a flor, como su pelo.

Propuesta

Qué propuesta la mía:
ocurrírseme ahora
escribir despoemas
cuando un viento de espadas
viene a cubrir la tierra.

Despoemar
no es olvido del color de la rosa
o de la espuma de las olas
dibujando
caballos en la arena
ni es tampoco cerrar los oídos
a los pájaros altos
que decoran con flautas la arboleda.

Despoemar
es abrir bien los ojos
y ahondar en grises
la paleta baja
para desembocar en la injusticia
y combatirla a fondo
y ras de tierra.

UNO

Uno
que anda de paso
en esta Tierra
sin ambiciones desmedidas;
uno
que mira noticieros
y lee diarios
y quiere sonreír
y escucha radios
y se entera de que todo lastima;
uno
quisiera entonces rebelarse
gritando fuerte
y levantando puños
(o tan acostumbrado a la impotencia
atacar con el tallo de una rosa
y hasta cuidando
que no tenga espinas; uno).
Uno
que anda de paso
por el mundo
sin ambiciones desmedidas.

ESTAR DESPIERTO

No puedo desmayar
debo estarme despierto
oyendo el canto
luminoso
del que sin intereses
combate simplemente por la vida.
Debo codear al que se duerme
-y ser codeado-
para intentar que seamos uno sólo;
juntos-testigos
mano a mano.
Debo buscar el verso claro
como adhesión elemental
que ayude a modelar el mundo
del futuro.

Debo pensar que cada día nutre
las raíces
para que crezca el árbol
sosteniendo
la rama en que mañana
estará el fruto iluminado y sano.

Te sugiero seguir leyendo...
Quizás no escriba más, nunca ya escriba,las vivencias que afloran de mi infancia,que huela ya…
Scroll Up