LA INÚTIL VUELTA AL PASADO/

José María Romero Martínez (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

Dicen que fue ayer, no lo recuerdo,
tampoco si es verdad que sucediera,
no quiero sospechar que no estoy cuerdo,
que en hechos del ayer hoy ya me pierdo
ni reo, en cobardía me perdiera.

Ni siquiera hoy ya sé si la memoria
debiera bucearse en el pasado
¿a qué sirve volver atrás la historia?
Si uno el signo ha de hacer de la victoria
mientras otro de escoria renegado.

Cada cual va arrimando a su sardina
las ascuas y explicará los hechos.
A más lejanos son, más se adivina,
se corre o se descorre esa cortina
dejando socorridos o maltrechos.

Que la historia, manida, es argumento
de las filias y fobias del que escribe
que finge es la verdad, como en un cuento
donde se echa a volar al pensamiento
y asido a sus renglones sobrevive.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: José María Romero Martínez

José María Romero Martínez

A LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD

Desde esta noble tierra de la Gracia
donde reluce el agua del gran río
bajo la paz de los olivos verdes,
elevemos a Dios una plegaria
por que concluya pronto esta tragedia
que ha destrozado el corazón de Europa.

A LA REINA DE LOS JUEGOS FLORALES

[Envío a la reina de los juegos florales]

“Señora, que sois rosa y sois lucero
y en la Ciudad gloriosa de la Gracia
sois entre todas las mujeres reina;
pedid a Dios que para siempre acabe
este triste reinado de la Muerte.
Que al inundarse vuestros claros ojos
con el trémulo brillo de las lágrimas,
el corazón airado de los hombres
se llenará de nobles pensamientos;
y volverá de nuevo a ser el mundo
aquel reino de buenas voluntades
que anunciaron los coros del Empíreo
en el milagro de la Noche-Buena”

LAMENTACIONES

Han talado los árboles del bosque;
arrasaron las mieses coronadas
con el rubio esplendor de las espigas;
encendieron el agua de los ríos
con el tono siniestro de la sangre;
en la noche, con trágicos incendios
ocultaron la luz de las estrellas,
y entre roncos lamentos de agonía
una gloriosa juventud fecunda
ha descendido al polvo de la muerte.

INVOCACIÓN A LA PAZ

¡Oh fruto del divino Paracleto!
ven a apagar el fuego que ha encendido
en el alma del hombre la locura.
Hermana del amor y la armonía,
que renazca la dicha en el espíritu
y el corazón airado ame de nuevo
las serenas palabras fraternales;
que tu ramo de oliva dulcifique
esta inquietud mortal de la discordia
y que triunfe en el alma el pensamiento
de que todos los hombres son hermanos.

EVOCACION DE LA DICHA PERDIDA

En el valle florido parecía
la blancura de nieve de la aldea
un plumaje de cándidas palomas.
¡Oh los días de fiesta, por la tarde!
Pasaban por las calles las muchachas
coronados de flores sus cabellos
y llevando en sus ojos luminosos
el corazón radiante de ventura.
Bajo el beso del sol, en primavera,
los ancianos humildes recordaban
el vigor de sus años juveniles,
y mirando las fértiles campiñas
pensaban en los báquicos lagares
cuando en el suelo vierten sus topacios
los racimos maduros de las vides.
El Angelus rasgaba el rojo cielo;
al són de las campanas vesperales
los hombres regresaban del trabajo
buscando calma en el hogar tranquilo,
y erraba por el aire el eco alegre
de una dulce canción, donde latía
el corazón ingenuo de la infancia.

CARTA A ROGELIO BUENDÍA (Fragmento)

Rogelio, esta mañana de otoño he deseado
recordar las mañanas del otoño pasado
cuando fuimos, glosando una misma harmonía
con el ritmo y la luz de nuestra poesías
por este luminoso parque primaveral
donde nunca se pone amarillo el rosal […]

Todo el pasado – Gloria Fuertes

Todo el pasado se quiere apoderar de mí
y yo me quiero apoderar del futuro,
me dislocan la cabeza para que mire atrás
y yo quiero mirar adelante.

No me asustan la soledad y el silencio,
son los lugares preferidos de Dios
para manifestarse.

Mi eterna gratitud a los que me quieren,
siempre les recordaré a la hora del sol.

No puedo detenerme,
perdonad, tengo prisa,
soy un río de fuerza, si me detengo
moriré ahogada en mi propio remanso.

Te sugiero seguir leyendo...
Sin bloques ni balizas rompeolas, en este remolino que es España, tan llena y tapizada…
Ir al contenido