LA TIERRA ES DE QUIEN LA TRABAJA

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

 

La tierra es del que la trabaja con el sudor de su frente,
al que agradece y consiente cuando la sed le rebaja;
la tierra no se relaja ya esté triste o sonriente
siguiéndole la corriente si el que trabaja la abraza.

La tierra es muy consecuente y al final les da sus frutos
brindando sus atributos al disfrute de la gente;
se derrama complaciente y al sol le ofrece tributos
y en sus surcos tan enjutos es amable y complaciente.

Incansable el labrador que abrigándose en un sueño
va imaginando que es dueño, de lo que labra señor;
es como aquel bebedor que embriagando va su empeño
y en su inocencia risueño va repartiendo su amor.

La tierra es humilde y noble, con su aspecto ocre parduzco,
la colora de un pedrusco y la firmeza de un roble
que te ha de compensar doble si con ella no eres brusco,
la firmeza de un etrusco y del tambor el redoble.
©donaciano bueno

El revolucionario mexicano Emiliano Zapata ya exigía hace más de cien años “la tierra para quien la trabaja”. El actual modelo agroalimentario ha acabado por imponer una agricultura sin campesinos en manos de unas pocas empresas.

A %d blogueros les gusta esto:
poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética