MANDANGAS

EL POEMA Lee otros poemas REFLEXIVOS

 

Dejen ya de tocarme las mandangas,
dejen ya de subirse a los balcones,
guárdense sus soflamas y pregones,
sus premios, sus sonrisas y sus gangas
y falsas bendiciones.

No mancillen las plazas y los foros
con mensajes de voces hilarantes
impropias de hombres buenos. Que farsantes
desnudan, prostituyen sin decoros
para encubrir mangantes.

Váyanse a trabajar a otros terrenos
sedientos de que lleguen quienes vendan
esperanzas o sueños que convengan
y si pueden refocilen en sus cienos
así que estos hediendan.

Pícaros, sinvergüenzas y tramposos
¡huir de aquí, buscaros otras presas!,
vosotros de verdades sois compresas
destilando de líquidos mierdosos
y de heces inconfesas.
©donaciano bueno

CREDO – Mario Benedetti

De pronto uno se aleja
de las imágenes queridas
amiga
quedás frágil en el horizonte
te he dejado pensando en muchas cosas
pero ojalá pienses un poco en mí

vos sabés
en esta excursión a la muerte
que es la vida
me siento bien acompañado
me siento casi con respuestas
cuando puedo imaginar que allá lejos
quizá creas en mi credo antes de dormirte
o te cruces conmigo en los pasillos del sueño

está demás decirte que a esta altura
no creo en predicadores ni en generales
ni en las nalgas de miss universo
ni en el arrepentimiento de los verdugos
ni en el catecismo del confort
ni en el flaco perdón de dios

a esta altura del partido
creo en los ojos y las manos del pueblo
en general
y en tus ojos y tus manos
en particular.

Comentario

Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia (Paso de los Toros, 14 de septiembre de 1920-Montevideo, 17 de mayo de 2009)1 fue un escritor, poeta y dramaturgo uruguayo, integrante de la generación del 45, a la que pertenecen también Idea Vilariño y Juan Carlos Onetti, entre otros. Su prolífica producción literaria incluyó más de ochenta libros, algunos de los cuales fueron traducidos a más de veinte idiomas.

 

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 53

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
Quizás llegue ese día, no sé cuando,que el vivir y matar, ambos se ignoreno juntos al parchiss jueguen y explorenun modo de existir mas disfrutando.