MI PERDICIÓN

EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

La conocí en un bar una noche sin luna
después que la fortuna me enviara a pasear,
desnudo, sin lugar, sin esperanza alguna,
calmé mi desconsuelo en ese oscuro bar.

Era bella, atrevida, aquella mujer era
la flor de primavera, aun marchita, divina.
A mis ojos viciosos a mi me pareciera
la estatua que atractiva embellece una esquina.

Embriagado de miel, propenso al desvarío
-en amor al calor siempre sucede el frío-
su vida incursioné tras de un nuevo bautismo.

Qué duro lo pagué por lanzarme al vacío
solitario, sin red, hacia un mundo sombrío,
¡hoy sufro en la prisión asomado al abismo!
©donaciano bueno

Grandes obras de arte literario se han fundamentado compartiendo escenario en la existencia de mujeres fatídicas en el entorno de un lúgubre bar.

¿Te atreves a opinar ? ¡Anda, hazme un favor! Gracias

avatar
  Subscribe  
Notify of