MIMADA PRIMAVERA

»Mi Poeta sugerido: Rafael Antúnez Arce

MI POEMA…de medio pelo Lee otros poemas REFLEXIVOS

 

La primavera mimaba
la flor que estaba dormida,
y al sol y al aire a la vida
de nuevo el verde frotaba.
 
Sobre el campo juvenil
las aguas regateando
un meandro iban trazando
¡benditas aguas de abril!
 
Mientras tanto en la ribera
de aquel paisaje florido
recordé yo haber vivido
sin pensar que me muriera.
 
Y hoy ya al final del camino
entre espinos y jarales
aún escucho a los zorzales
y me relajo ante un pino.
©donaciano bueno

Con poco se puede ser feliz Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Rafael Antúnez Arce

Rafael Antúnez Arce

Fuego

El fuego nace en cualquier sitio.
Mira, la piedra es fría, mas si frotas
una contra otra saltarán las chispas
capaces de arrasar todo el invierno,
de podar las púas y yemas del corazón
como quien mata la risa y el llanto.
Incluso las calles heladas
arden con una llama tenue y siempre
a punto de expirar -pero ya nunca-
en los sueños de cartón de un mendigo
que vive por no ceder a la escarcha.
El fuego brota de la chistera de un mago
cuando menos se espera:
en tímidas miradas de autobús
abiertas a ese cielo de lo incierto,
en tazones rellenos de café
de un desayuno solo en la cocina;
y a veces nos congela, nos detiene
en el propósito de no quemarnos:
amiga, la otra noche, donde no había nada,
de repente un fuego.

Aforismo (III) Leave a comment

Tu pensamiento abusa de ti.
Te aguijonea como un enjambre
de avispas furiosas.
Las ondas se suceden
como piedras lanzadas en el lago.
Y quedas reducido
a un punto, a una línea en el tiempo.

Abre la cerca,
susúrrate despacio una canción de cuna.

Nada que decir
1

No sé por qué estoy aquí. Y sin embargo los gestos se entregan a la mirada habitual del tiempo: la preocupación, las prisas, el miedo a quedar bajo la noche. No hay nada extraño. Ni siquiera habitar un espacio tan frágil en una masa esférica del universo.

Las horas, el deseo como un residuo flotando sobre la nada, la voz del hombre convertida en alarido horrible bajo la música.

¿Qué es la música?

En mi sillón se acumulan cenizas, repito cada madrugada, camino sin orientación; las manchas del dolor son profundas.

Sácame de este laberinto que soy, repetida en mí la mecánica celeste. Extrae lo que es tuyo y reúnelo contigo. He comprado unos billetes para casa, pero el autobús no acaba de llegar. Tecleo estas palabras. Tecléame la vida a las nueve en punto. Necesito despertar.

2

En la lejanía hay una casa de ladrillos rojos. Un seto, un viejo árbol con unos dientes de cerdo clavados en su corteza. Yo también quiero vivir allí. Ver cuándo cambian las estaciones y los campos mudan. Esa casa imaginaria, donde la mente cambia de tono según se transforma su amor.

Mi habitación podría ser cualquiera; mientras, la rama me avisa, y me vuelvo y no la veo. Estoy ciego, por eso busco la raíz de lo invisible en la carnalidad aparente. Algo me llama, las gaviotas con sus agónicos chillidos, una huella de mis labios colgando de sus alas. Casi las había atrapado, el sueño era hermoso, y una muchacha rubia sonreía, con sus manos transparentes como mi voz, empotrada en un muro transparente también, pugnando por salir.

3

Por la ventana escucho los grillos. Hace días que no salgo de aquí. Leo una página, y luego otra. Me estoy entrenando para las olimpiadas. Cuando mi cabeza es incapaz de absorber más, abro el libro y me inoculo la morfina de la historia. Sin embargo sé que esto nada tiene que ver con la mansedumbre. Un desvío para la ansiedad antes de que llegue al islote. ¿Saben su significado los grillos? Su música desvanece como un torrente impetuoso.

Sí, debes saberlo: estoy cansado de mi individualidad. No reafirmo. Opérame esas intenciones que no sobreviven más de dos segundos. Mándame un pasaje a donde no alcance el látigo de la sombra, y abrocharse la camisa sea una cuestión de estado. Puede ser este mismo lugar.

Si te gusta Rafael Antúnez Arce... Clic para tuitear
También te puede interesar...
No crean, que es ejemplo de un tipejoque…

¿Poesía?

X
Scroll Up