Muñeco del mundo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Oh, triste ser humano, pedante y presumido,
que caminas bebido, mintiendo cuando callas,
que nunca das la talla, vagando haciendo ruido
mas no sabes quién eres y menos dónde te hallas.

Que vas plácidamente mirando de soslayo
entre tus alharacas, tus joyas y oropeles,
levantando dinteles como hace un buen lacayo,
sin querer ver qué pasa, despreciando las hieles.

Lo que ocurre en las guerras lo achacas al mal fario
tú, que dice lamentas y eres insolidario
pues vives dignamente, libando de las mieles.

Muñeco eres de un mundo donde no silban balas.
¡Ojalá no te ocurra que explote sus bengalas
algún ser iracundo con intenciones crueles!
©donaciano bueno

Comentario del autor sobre el poema: Las guerras son la demostración del triunfo del mal sobre el bien, de las emociones sobre la razón.Y en definitiva, de la estulticia humana.

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!

A %d blogueros les gusta esto: