NACER Y FENECER

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Presiento que el futuro se me hizo hoy ya presente
y que el tiempo pasado no puede ya volver,
de vino y rosas los días me acabo de beber
ahora están disfrazados de música indecente.

Sospecho que estoy muerto -me palpo y aun respiro-
que al cuerpo en que hoy yo miro llegó su atardecer,
y en esta certidumbre comienza a anochecer.
la luz que iluminaba mi mente es mi castigo.

Yo hoy quisiera encontrar donde guardar mi miedo
entre pinos o hayedos o quizás en el mar,
o dónde puedo ahogar, dónde esconderme puedo
y libre de recelos poderme suicidar.

Pues la vida se escapa, las rendijas del tiempo
ni hojarasca ni el viento consiguen taponar,
la congoja que siento no la puedo ocultar
sólo toca esperar a que llegue el adviento.

No sirve atormentarse, no sirve pretender
de tu historia ser reo ni tampoco un mendigo,
prepara tus alforjas y acomoda tu abrigo
dios nos trazó el destino: nacer y fenecer.
©donaciano bueno

Todos nacemos ya con la fecha de caducidad impresa con tinta indeleble incapaz de ser leída por el ojo humano. Pero ahí está.

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética