NADIE ME TAPARÁ LA BOCA

EL POEMA Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

Cuando las emociones inundan los sentidos
las olas arrebatan el pensamiento al mar,
tan duro y tan difícil podrán compaginar
que ya el corazón y la razón quedan partidos.

Los argumentos serán también apercibidos,
de dolor imbuidos y aún de miseria sufrirán;
incomprendidos, algunos, al aire volarán
y en pos de la obsesión finarán de muerte heridos.

Así es la lucha entre dios, los ángeles caídos,
el bien y el mal, aquello en que se cree, el qué dirán
y en esta disyuntiva las horas pasarán
y los dos habrán de denunciar ser perseguidos.

Mas no encontrarán un juez presto a dictar sentencia,
que admita la clemencia y absuelva a la razón;
ni habrá quien, libre de culpa, alivie al corazón,
y que a la una o el otro le imponga penitencia.

Cada uno habrá de elegir aquello que le toca,
si a la cordura atender o hacerlo al sentimiento,
mas diría que traiciono a la razón, si miento,
porque a mí, nunca, nadie, me tapará la boca.
©donaciano bueno

Comentario del autor sobre el poema: El corazón y la razón frecuentemente caminan por caminos divergentes. Nunca intentes convencer con razonamientos a quien te diga que lo que él dice es porque lo siente. Es como mezclar el agua con el aceite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.