RENCORES, PARA QUÉ

Matilde Camus (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas REFLEXIVOS

 

Que deudas ya no son si están saldadas
y aquellas que no están no trae a cuenta
seguir aquí cantando las cuarenta
mejor será dejarlas olvidadas.

Y así será callar, no decir nada,
que el agua algo tendrá si la bendicen,
mirando hacia otro lado de pasada
y heridas a la espera cicatricen.

Hacer que el agua siga la corriente
tratando de evitar los tropezones
y lo haga clara, amable y suavemente
brindándole al pasar sus bendiciones.

Que el lodo esperará siempre al acecho,
evita los rencores y el despecho.
©donaciano bueno

El rencor es un tiro en su propia pierna? Clic para tuitear
¿Conoces a Matilde Camus? Lee/escucha algunos de sus poemas

Matilde Camus

Yo Soy de la Montaña

Yo soy de la Montaña vertebrada
llena de húmedos pulsos de rocío,
de campos soñadores,
de arroyos cantarines y de ríos;
de casonas hidalgas
y de ruido de albarca en los caminos.
Yo soy de esta vestida tierra herbosa
donde el sol nos envuelve con cariño,
donde la bruma besa nuestros rostros
y las playas se aroman con sus pinos.
Soy de estas costas, duras y norteñas,
donde se encrespa el mar embravecido,
donde hay temblor de algas
bajo espumas de armiño.
Yo soy de la ladera más hermosa
de nuestro litoral santanderino.
Aquí la primavera es voz mojada
rompiéndose en fulgores y estallidos.

YO QUISIERA

(A mi querido padre)

Yo quisiera elevarme, de puntillas,
hasta llegar a verte.
Y quisiera subirme en las agujas
de los altos cipreses.
.
El dolor de mi mano hecho caricia
rozaría tus sienes,
al dejar en tus blancos cabellos
frescas hiedras silvestres.
.
Yo quisiera cubrir tu cuerpo anciano
con finos tallos verdes,
y en tu querido rostro, ya rugoso,
dejar besos calientes.
.
Con aquel fervor íntimo y redondo
que te ofrecí yo siempre;
te volvería a dar ¡tanta ternura!
como tu te mereces.

HAS LLEGADO HASTA MÍ

Has llegado hasta mí como un milagro
florecido de gozo sobre nieve.
Tu deslumbrante amor, vivo y auténtico,
ha enfocado la luz sobre mi frente.
.
He visto en las fronteras del espíritu
los pétalos de un beso que se ofrece
escuchando canciones, duplicadas,
en misteriosas lunas todas verdes.
.
He creído soñar de tanta dicha
viendo que mis arterias se me pierden
y creyendo morir, junto a tu pecho,
la muerte he bendecido una y mil veces.
.
Que no es muerte morir entre tus brazos,
muerte fuera vivir, si no me quieres,
arrancada de tí, de tus raíces;
.
de ese tronco viril que me protege
deshaciendo ante mi feminidad
todo un mar desbordado de laureles.

TIERRA Y MAR

He nacido al frescor de tierra verde.
He sentido en mi entraña el latigazo
del mar gris, de su vivo maretazo
que lame nuestras costas o las muerde..

Diseñaré el contorno que concuerde
en mimo de mis versos, de mi trazo.
Sobre la mar vecina seré abrazo,
seré amor inmortal, que las recuerde..

Tierra y mar, equilibrio de paisaje,
entre bruma y caricias de oleaje
me conceden su plástica fortuna..

Mi pasión tan redonda y desbordada,
se diluye en poemas de otoñada
derramándose en miel sobre mi cuna.

pág. anterior
siguiente