SENTADO JUNTO AL MAR

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

En la tercera parte de la vida
ha hecho un receso, se ha parado a pensar,
extenuado ya de tanto caminar,
que ha abierto en sus talones una herida,
hoy se sienta en la vereda junto al mar.

Mirando fijamente en la distancia,
-tamaña longitud al infinito-,
se ha sentido tan frágil como un grito
que se infla y va perdiendo su arrogancia

pensando que al final ya está proscrito.
¡Pobre de él, qué corta fue la estancia,
qué rápido pasó, cómo pudiera
ser el tiempo tan corto, tal quimera!

Retorna su memoria hacia la infancia
sintiéndose en su barca prisionera.
Contempla que la tarde ya se apaga,
y el cenit cada vez más se aproxima,

la brisa va soltando su calima
sobre la vista y la mirada vaga
se despeña al vacío de una sima.
©donaciano bueno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.