UNA TORRE SIN CIMIENTOS

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas REFLEXIVOS

 

Yo cuento aquí mis cuitas como el chopo
suspira cuando mira al campanario,
las voces que recitan el rosario,
la nieve que regando va su copo,
el olmo centenario.

Al igual me comporto como el loco
que le roba las notas a un flautista,
el baile que a bailar sale a la pista,
de la nariz el niño extrae un moco
en un gesto intimista.

Y pienso igual que al que le sabe a poco
un bistec y una jarra de cerveza,
la gracia de la mente, su destreza,
la sombra que se alarga y que no toco
o un gesto de torpeza.

Y vivo ¿cómo vivo? en un sofoco
desde acá para allá siempre a la vista,
tratando de ser bueno y altruista
y avanzo, retrocedo y luego enroco,
de este mundo un turista.

Y aunque no lo persigo, sé provoco
constantes y distintos aspavientos,
soplen buenos o soplen malos vientos,
a veces creo, acierto o me equivoco,
soy torre sin cimientos.
©donaciano bueno

Opina! Clic para tuitear
poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética