MI MADRE, YO Y DIOS

EL POEMA Lee otros poemas RELIGIOSOS

 

Mi madre era creyente. Yo no creo.
En casa los domingos se iba a Misa.
Decía su asistencia era precisa.
De Dios siempre llevaba un camafeo.

Mi madre era feliz. Yo lo sabía.
Cuidando de su hijos se afanaba.
Ganando cuatro perras las guardaba
en la hucha de soñar que ella tenía.

Mi madre era creyente a pié juntillas,
e igual que lo creía, practicaba,
si alguno le insistía no escuchaba
así le relatasen maravillas.

Confieso, me sentía prepotente,
haciendo ver que todo lo sabía,
y a veces a hurtadillas me reía
cuidando no me viera alguna gente.

Mi madre se murió muy sonriente
sabiendo con certeza que iba al cielo.
Yo pienso por la noche y me desvelo
¿Por qué razón no me hizo Dios creyente?
©donaciano bueno

pág. anterior
siguiente