RUMORES…

EL POEMA Lee otros poemas SIN CLASIFICAR

 

Ha tañido la almirez
añadiendo favores a algún plato
haciendo un garabato
con la tiza, pintando en la pared
un cieno de acetato.

Y ha tocado ya lo ves
de las musas pasándose al teatro
besando cual beato
por delante, detrás y del revés
mirando su retrato.

Y es que él quiso ser francés
y de azul adornar a su zapato
y por su desacato
el sonido fue trocándose al inglés
a fuer de ser novato.

Y hoy ya dice treinta y tres
convertido al compás al tres por cuatro.
Maldito ese arrebato
que condujo a ese reo hacia un traspiés,
pagó por ello el pato.

Dignísimo marqués
buenas tardes, que pase usté un buen rato,
disfrute del fielato
y la niña que encuentre en la quermés
se ajuste a su boato.
©donaciano bueno

  • 1

El Bosque y el mar – Rafael Alberti
(Poemas de Punta del Este)
I
Estos rumores…

Estos rumores, estos
leves susurros conocidos
de cielos, hojas, vientos y oleajes
son mis aires mejores, ya felices
o confesádamente melancólicos.
Vuelvo a encontrarlos, vuelvo
a sentirlos tan míos
después de tan alegres y cansados
recorridos por tierras veneradas
que eran mi vida antigua,
la clara vida cuando mis cabellos
al sol volaban libres, sin temores.

Aquí están prolongados
en lamentos que fueron mi lenguaje,
en onduladas sílabas o en largas
conversaciones o en subido llanto.

Nada como sentirse comprendido,
enlazado, mezclado, arrebatado
por este misterioso idioma de los bosques,
de la mar, de los vientos y las nubes.
Ya es una sola voz, una garganta
sola la que susurra,
la que viene y se va rumoreando.
Uno el sonido del total concierto.

Vuelve el poeta al aire de sus aires.

pág. anterior
siguiente