• BUSCADOR GENERAL

  • POEMAS
    • LISTADO/BUSCADOR DE POETAS SUGERIDOS

    • Buscar en el Business Directory

  • NOTICIAS
    • MIS MAESTROS

  • AMIGOS

CIUDADANOS (mi poema)

Poeta sugerido: ''Juan Rejano''

MI POEMA…de medio pelo Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

Hoy yo tengo el alma herida
por nuestro futuro incierto,
porque alguien a nuestro huerto
quiere echarle fungicida
y lograr que la bebida
de esas plantas, esas flores
se queden ya sin olores
huérfanas de toda vida
abriéndonos una herida
¡maldigo a esos bruñidores!

Ciudadanos soberanos
vosotros sois el poder,
impedir que el buen hacer
se os escape de las manos.
Muerte ya a los cirujanos
que os quieren diseccionar
sólo para ellos medrar;
como cruentos matasanos
que a otros tiempos muy lejanos
os pretenden retornar.

Por vosotros, vuestros hijos,
vuestros descendientes todos,
huyamos de viejos modos,
salgamos ya de escondrijos.
No volvamos a cortijos
de señores indecentes
que os quieren lavar las mentes
cual si estuvierais beodos.
Y a los reyes visigodos
tengamos siempre presentes.

No permitáis que indigentes,
gentes de mala calaña,
pretendan hundir España,
seamos, pues, diligentes.
Que el agua de nuestras fuentes
es blanca, límpida y pura
y aunque ahora la amargura
discurra por sus afluentes
renacerán alicientes
pues este mal tiene cura.

Ciudadanos, ciudadanos,
gentes nobles y sencillas,
evitemos las rencillas,
pues todos somos hermanos.
Por la patria, por su historia,
que al noble pueblo español,
le esperan horas de sol
y grandes días de gloria.
Disfrutemos la victoria
jugando en el mismo rol.

Que esta historia no fue un cuento,
que se forjó día a día,
con esfuerzo y alegría
y con inmenso talento,
usando un buen pegamento,
pan, trabajo e hidalguía,
buena dosis de energía
en constante movimiento.
Y hoy ha llegado el momento
de afianzar su valía.

Obviemos a quien proclama
ser de izquierdas o derechas
que esas son frases barbechas,
que eso es sólo una soflama.
Que el país lo que reclama
es que haya buenos gestores
que repartan los favores
por igual a los que ama,
cure a los que estén en cama
y les calme sus dolores

Andaluces, madrileños,
nuevos, viejos castellanos,
baleares y riojanos,
catalanes y extremeños,
vascos, canarios, murcianos,
cántabros y aragoneses,
gallegos y melillenses,
y ceutíes y asturianos
navarros y valencianos,
¡y tú, pienses lo que pienses!

Que aunque seamos diferentes
y pensemos tan distinto,
bebemos el vino tinto
y el agua en las mismas fuentes.
Pues que aquí somos iguales
y aun por distintos motivos
son los mismos objetivos
de esperanzas a raudales,
nunca ilusos, muy cabales,
lo que nos mantiene vivos.

No esperen a iluminados
a resolver sus problemas
o a personas que son memas
que os impongan sus candados;
a los que son convertidos
impresentables, creídos
o a los que son sobornados.
Pues terrenos abonados
no serán nunca perdidos.

Ciudadanos, ciudadanos!
¡qué palabra, qué hermosura!
¡qué compendio de ternura!
¡cómo rimas con hermanos!
Cantemos todos unidos
al ritmo de esta canción
uniendo fuerza y pasión
por los tiempos ya vividos.
Con nuestros cinco sentidos
y con un solo corazón.
©donaciano bueno

Lamento en forma versada por este magnífico pais que es España a la que algunos políticos interesados pretender desmembrar, sin tener en cuenta la historia y en contra de las corrientes internacionales hacia la globalización.

MI POETA SUGERIDO: Juan Rejano

Juan Rejano

Presagio

A través de la noche sosegada
escucho junto a mí pasar un viento
conocido. Los ojos un momento
cierro, y hundida la razón, templada

la sangre por la voz enamorada
que entre sus linfas brota, un viejo acento
de inefable locura toma aliento
sobre el olvido y puebla mi morada.

¿Será, será, por fin?, digo y deshojo
lejanas luces que algún día alzaron
mi amanecida frente a un cielo rojo.
¿Serán los sueños, que su puerta hallaron?

Mas pasa el viento, y otra vez perdido
me deja entre la noche y el olvido.
[Noche adentro]

Febrero, 1939

Entre harapos de niebla y lluvia
viene dando
traspiés y al fin despéñase
la mañana sobre
el Pirineo: viene
dando traspiés montaña arriba,
calado hasta los huesos
del espíritu, un hombre,
un hombre solo -un pueblo solo-
(consigo trae la rosa intacta
de su patria, la voz más pura
que ha sonado en el alto páramo
del Duero),
en el angosto
puerto de la frontera
se detiene, mira
hacia atrás, contempla
la tierra desollada
y triste, la hermosa tierra
hendida
por las bocas del odio
y sus tumores,

«¡España vencida toda,
de río a río, de monte a monte, de mar a mar

con el pañuelo, trémulas
las manos, ojos
que ya no ven, se enjuga luego
las gotas -¿o las lágrimas?-
que tiemblan en su rostro
y de nuevo
comienza a caminar.

(Inmediata, quién sabe
si presentida, pero siempre
repintada alcahueta, más allá
de la montaña, en un
pueblo de pescadores,
en la cama
de un pobre hotel,
la muerte
entre las húmedas
sábanas está
esperándolo como
una amante impaciente.)
[La montaña y el mar]

[La tarde como un cuerpo…]

La tarde como un cuerpo desnudo que reposa
agotado de amor sobre una tierra
de donde huyó el amor, se abre a mis ojos
y en su espejo redondo me contemplo.
Otras tardes evoco que el olvido
me devuelve a esta luz cuya caricia
en mi frente dejó sus oros trémulos
en horas ya lejanas. Lo apacible me infunde
una piedad gozosa que lentamente afluye
a mis labios, acaso como un ansia
de perdón de mí mismo. Agua lustral que busca
regresar a su origen, limpiar no sé qué máculas
que viven soterradas, entre oscuros repliegues,
donde tanta miseria se acumula.
Al sol que ya tramonta, alzo luego la frente
y a lo lejos escucho un vibrar de campanas.

[Era como un pequeño príncipe…]

Era como un pequeño príncipe entre papeles
y libros: la pelambre suave y atigrada,
cambiantes las pupilas, ya irisado topacio,
ya esmeralda, irradiando misteriosos fluidos,
dialogaba conmigo, me hablaba como un hombre
o junto a mí pasaba desdeñoso y altivo
sin mirarme siquiera. Voluptuoso siempre,
sensible a la caricia, distante, tierno, huraño,
nunca sumiso, nunca dócil, mi camarada
fue en las horas funestas y compartía gozoso
mis vigilias nocturnas al amor de las páginas.
Una noche apacible, ya envejecido y torpe,
vino a echarse a mis plantas, me miró como un niño,
me habló con voz muy triste, y dobló la cabeza
para siempre.
Tenía la dignidad, la gracia
de la plena criatura.
Lo nombro y me acongojo.
[La tarde]

Compensación

Niebla fija, arboleda
de fundidos ramajes,
vegetal nebulosa
que en su vientre guardara
la jubilada imagen
de todo el universo.
Así tu forma vana,
tu firme incertidumbre,
medusa de mil sierpes
flotando en las orillas
donde la nada empieza.

Nos robas, nos ocultas,
te llevas lo soñado,
la sangre y su ceniza
quemada entre delirios,
el esfuerzo, el milagro.
Te llevas y devoras
los soles que se apagan
detrás de cada frente
y luego les das vida
de nuevo en tu regazo,
secreta vida inútil
que a nadie pertenece,
tal si se derramara
sobre un mundo de arena
la estremecida savia
de cada ser creado.

Como una ciudad triste,
como una derribada
ciudad que perdurase
en lo más hondo y yerto
de un mar siempre enlutado,
tu negra fortaleza
se esparce, presentida
en cada sien, por valles
de soledad perpetua.

Por ti dejan de oírse
los himnos matinales
que a plenitud convocan,
y ciegan tus pupilas
los encendidos mármoles
donde el deseo rige;
se arrastran los inviernos,
la espiga se calcina
y los racimos trémulos
en que el amor palpita
se secan como ubres
que la aridez maldice.

Pero por ti podemos
también unir las horas
que bajan al abismo
y suben a lo inmenso.
Por ti, de cada llanto
brota una rosa niña
y del laurel deshecho
un fulgor de esperanzas.

Por ti puede esta llama
que en las entrañas llevo,
crecer o fatigarse,
morir por un momento
para nacer más alta,
sin agotar el ritmo
en que vacila y cree.

-Ven, acércate, llega…
No, no, huye …
Te amo
y te odio, lo mismo
que tú alientas y escondes
el pensamiento mío,
sus ceñidas creaciones
que al fin sólo son tuyas.

Agonía

La noche del olvido
me está esperando, abierta,
quiere acoger mi sombra
como una inmensa tumba.
Su aliento me aproxima
no sé qué enervadora
fragancia y siento el roce
de su aterida forma
cual si el borde de un ala
monstruosa, invisible
pasara desgarrando
la piel de mis sentidos.

No sé cómo evadirme.
No sé si abrir los brazos
y aprisionar en ellos
el mundo fugitivo,
lo que ahora late y crece
corriendo hacia las sombras,
aquello que me brinda
el hálito más tierno
antes de abrirse al polvo.

¿Dejaré que esta presa
deslumbrante se pierda
cual río que agoniza
en las fauces de un túnel?
¿Tendré yo que entregarme,
desnudo como un niño,
a esa corriente impávida
que no deja su orilla?

¡Ay, si esta inalterable
soledad que me ciñe
pudiera ahondar su seno,
ser como negra sima
sin fin donde mi cuerpo
no se saciara nunca!
Entonces, qué relámpago
perpetuo en la memoria,
qué cárcel venturosa
de seres consagrados
para lo eterno mío.
Nada hallaría su término.
Cada imagen sería
como una rosa en sueños
sin crepúsculos fijos.
Cada instante tendría
todo el fluir del tiempo,
tal si un espejo innúmero
multiplicase el mundo.

Pero, mientras se agita
la rebelde arboleda
donde estoy delirando,
la noche del olvido
me espera, me reclama
y yo busco asideros,
desesperado náufrago,
en el torrente humano
que pasa y no me advierte.

Canción segunda

Van cuatro jinetes
por la lejanía.

Largas capas negras,
negras sombras íntimas.

(Si yo me alejara,
¿tú me olvidarías?)

Se oscurece el campo
bajo la llovizna.

Altas sierras negras,
negras las encinas.

(Si estuviera ausente,
¿tú me olvidarías?)

Tañe la campana
de una vieja ermita.

Campanadas negras,
negra despedida.

(Si yo me muriera,
¿tú me olvidarías?)

… Los cuatro jinetes
por el campo oscuro
bajo la llovizna.

Si te gusta #Juan_Rejano... Clic para tuitear
Echa un vistazo a la siguiente entrada