EL MAR Y ESPAÑA

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Leer otros poemas TRISTES

 

El mar, siempre ese mar, ¿el mar te engaña?,
dechado es de belleza y de emociones.
En ese inmenso mar, en su maraña
la vida se sumerge a trompicones,
dotado de maldad y de traiciones
el mar, ese es el mar, el mar y España.

El mar. el tanatorio de inconscientes
de aquellos que han perdido la esperanza,
sin nada que sembrar, que no hay simientes,
ni pueden aspirar a la cobranza
e intentan al azar hacer mudanza,
el mar es cementerio de inocentes.

El mar, esa muralla que divide
y va lanzando el lastre al basurero,
el mar, ¿cómo es de grande?, no se mide,
no tiene compasión, que es usurero,
haciendo al que se acerca prisionero,
permitan que en el mar yo hoy me suicide.

Al lado de ti, mar, las plañideras
presumen de bondad, se dan codazos
queriendo demostrar son las primeras
que tienen corazón. Con sus abrazos
reparten caridad hecha a pedazos,
del mar algunas brisas puñeteras.

El ansia voluptuosa de las olas
no entienden de piedad ni de oraciones,
que en grandes tempestades, largas colas,
sin nadie que te auxilie, siempre a solas
al muro acabarán, lamentaciones
pintadas sobre un campo de amapolas.
©donaciano bueno

¿Te gusta? Clic para tuitear

Ante la situación de barco Aquarius a la deriva en medio del mar Mediterráneo con 629 inmigrantes, los muy ricos lo lamentan, los acomodados se dan golpes de pecho y los pobres, los pobres solo esperan que no les resten a ellos sus derechos. Al menos 784 personas se han ahogado ya en el Mediterráneo en lo que va de año. Éstos ni siquiera tuvieron la oportunidad de sobrevivir y menos de gozar de la condición de refugiado. ¿A qué se debe esta diferencia de trato? ¿Y qué se va a hacer cuando llegue otro barco y otro y otro…? ¿No será que éste es un problema sin solución?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.