La muerte del mundo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Hoy, aquí, ahora no, tal vez mañana,
el mundo habrá pintado una explosión
que retumbe repicando el mismo son
y al dardo increpe que le dio en la diana.

Quizás el orbe un día caiga al vacío
donde tiente a la muerte sin remedio,
sus tripas despanzurren por el medio
y reclamen clemencia al desvarío.

Quizás un día venga otro sin licencia
que se apiade y que al nuestro lo fecunde
y nazcan otros más que al nuestro inunde
hasta llenar su vientre de decencia.

Quizás llegue un día y yo me vuelva loco
y mi mente ofuscada otro pariera,
haciendo de la vida primavera
y al tiempo retrasando poco a poco.

Quizás, siempre quizás, yo presintiera
que el planeta no es más que una falacia;
esto lo pienso bien y me hace gracia,
pues realmente es lo que es y no quisiera.

©donaciano bueno

 

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!