LA SUGESTIÓN COLECTIVA

Roque Dalton (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

La sugestión colectiva,
la que impera en el ambiente,
la que impulsa a que la gente
al que predica le siga,
la que evita que la viga
de sus ojos difumine,
y en su cerebro elimine
el acto de razonar
y te acerque hasta su altar
y allí ya el pensar fulmine.

La que aparenta inocente,
que con soflamas te engaña,
que viene y va con gran maña,
y que arrastra la corriente,
que dice lo que no siente
en su propio beneficio
sin dejar ningún resquicio
para poderte atrapar
y después tirarte al mar
sin tildarlo de indecente.

La sugestión colectiva
ese virus pernicioso
que te roba silencioso
o te entierra en su cal viva,
esa misma tan lesiva
que transformando en posesos
te hace reo de sabuesos,
esa misma que es letal
como las flores del mal
que te engaña con sus besos.
©donaciano bueno

Cuando tú ya te conviertes en masa amorfa Clic para tuitear
Lee/escucha otros poemas, éstos de Roque Dalton

Roque Dalton

Alta hora de la noche

Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre
porque se detendrá la muerte y el reposo.

Tu voz, que es la campana de los cinco sentidos,
sería el tenue faro buscado por mi niebla.

Cuando sepas que he muerto di sílabas extrañas.
Pronuncia flor, abeja, lágrima, pan, tormenta.

No dejes que tus labios hallen mis once letras.
Tengo sueño, he amado, he ganado el silencio.

No pronuncies mi nombre cuando sepas que he muerto
desde la oscura tierra vendría por tu voz.

No pronuncies mi nombre, no pronuncies mi nombre,
Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre.

Como la siempreviva

Mi poesía
es como la siempreviva
paga su precio
a la existencia
en término de asperidad.

Entre las piedras y el fuego,
frente a la tempestad
o en medio de la sequía,
por sobre las banderas
del odio necesario
y el hermosísimo empuje
de la cólera,
la flor de mi poesía busca siempre
el aire,
el humus,
la savia,
el sol,
de la ternura.

Como tú 

Yo como tú
amo el amor,
la vida,
el dulce encanto de las cosas
el paisaje celeste de los días de enero.

También mi sangre bulle
y río por los ojos
que han conocido el brote de las lágrimas.
Creo que el mundo es bello,
que la poesía es como el pan,
de todos.

Y que mis venas no terminan en mí,
sino en la sangre unánime
de los que luchan por la vida,
el amor,
las cosas,
el paisaje y el pan,
la poesía de todos.

Desnuda

Amo tu desnudez
porque desnuda me bebes con los poros,
como hace el agua
cuando entre sus paredes me sumerjo.

Tu desnudez derriba con su calor los límites,
me abre todas las puertas para que te adivine,
me toma de la mano como a un niño perdido
que en ti dejara quieta su edad y sus preguntas.

Tu piel dulce y salobre que respiro y que sorbo
pasa a ser mi universo, el credo que se nutre;
la aromática lámpara que alzo estando ciego
cuando junto a la sombras los deseos me ladran.

Cuando te me desnudas con los ojos cerrados
cabes en una copa vecina de mi lengua,
cabes entre mis manos como el pan necesario,
cabes bajo mi cuerpo más cabal que su sombra.
El día en que te mueras te enterraré desnuda
para que limpio sea tu reparto en la tierra,
para poder besarte la piel en los caminos,
trenzarte en cada río los cabellos dispersos.

El día en que te mueras te enterraré desnuda,
como cuando naciste de nuevo entre mis piernas.

Impactos: 27

Te sugiero seguir leyendo...
Pensando que hoy el tiempo trae a cuentale quise a echar al mismo una carrera,el tiempo, que es más listo que cualquiera,del reto fue a cantarme la cuarenta.