OTRO MÁS, OTRO MENOS (+ -)

EL POEMA Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

Oiga usted señor Mas, usted que piensa
que en clase es el más listo, es el más fuerte,
elegido por dios y por la suerte
ungido con honores de dispensa.

Usted, el que esto afirma y que presume
de gozar del derecho de pernada;
y al igual que nosotros, no fue nada
más allá del cigarro que consume.

¡Deje a la gente en paz!. Cuando la muerte
con sigilo aproxime a su almohada,
pidiéndole abandone la manada,
sólo ya quedará su cuerpo inerte.

Que aunque hoy es uno más, será uno menos
pues que otro ha de suplirle por detrás,
después vendrá otro más, luego otro más
y todos sin atuendos nos iremos.

¿A qué reivindicarse si tres días
vivimos al compás del tres por cuatro?
¿por qué tiene que hacer de mentecato
sacando a malgastar sus energías?

Que aquí vivimos todos de prestado,
y esta tierra a ninguno pertenece,
debemos comportarnos cual merece,
dejándola al siguiente sin pecado.

El sino es de los seres cuando nacen
que unos vienen con ansias de ayudar
mientras otros no paran de incordiar
gozando al deshacer lo que otros hacen.

Yo que nací en Castilla, castellano,
aquí puedo decirle a fuer sincero
que no pude elegir lo que prefiero
incluyendo ahora ser un africano.

Allí donde usted vive hay mucha gente
que espera que se muestre más sensato,
que ayude a que la vida sea un buen rato
sembrando con su ejemplo la simiente.

Pare ya de tocar los pelendengues,
póngase a meditar, piense y disfrute,
si es preciso gritar, péguese un chute
o aplíquese a gozar de unos merengues.
©donaciano bueno

En una ecuación matemática si sumamos y restamos la misma cifra siempre da cero (o sea, nada). Mas es el Presidente de Cataluña, otro iluminado.

Mi sueño – Paul Verlaine – (Poemas saturnianos, 1866)

Sueño a menudo el sueño sencillo y penetrante
de una mujer ignota que adoro y que me adora,
que, siendo igual, es siempre distinta a cada hora
y que las huellas sigue de mi existencia errante.

Se vuelve transparente mi corazón sangrante
para ella, que comprende lo que mi mente añora;
ella me enjuga el llanto del alma cuando llora
y lo perdona todo con su sonrisa amante.

¿Es morena ardorosa? ¿Frágil rubia? Lo ignoro.
¿Su nombre? Lo imagino por lo blando y sonoro,
el de virgen de aquellas que adorando murieron.

Como el de las estatuas es su mirar de suave
y tienen los acordes de su voz, lenta y grave,
un eco de las voces queridas que se fueron…

Versión de Nicolás Bayona Posada

¿Te atreves a opinar ? ¡Anda, hazme un favor! Gracias

avatar
  Subscribe  
Notify of