¿QUIÉN GOBIERNA LOS PAÍSES?

Mi Poeta sugerido: »Manuel Moreno Jimeno

EL POEMA Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

¿Quién gobierna en los países?
pues los grises.
¿Y qué prueba han de pasar?
el medrar.
Desde que son aprendices
bastará ser meretrices
en el arte de escalar.

¿Quién elige al Presidente?
pues la gente.
¿Y ellos saben a quién votan?
pues lo notan.
Que aunque saben que les miente
él es guapo y sonriente
y dirá otros les explotan.

¿Mas qué al Presi le obsesiona?
la poltrona.
¿A quién éste representa?
a su cuenta.
Pues la de otros no menciona
y aun menos si es respondona
y al ego suyo revienta.

¿Y si la ruina reporta?
¡qué le importa!
¿si les lleva hacia el fracaso?
pues ni caso.
Que él ya tiene por si acaso
la alforja llena de almorta
hasta que llegue su ocaso.

¿Pagará su incompetencia?
inocencia.
¿Sufrirá por su estulticia?
injusticia.
Pues saldrá luego en los medios
exponiendo sus remedios
presumiendo de pericia.

Y después qué pasará?
Dios dirá.
¿La lección se aplicarán?
volverán
a votar a quien más mienta
sin tenerlo nunca en cuenta
hasta ver si acertarán.

¿Por qué la gente no elige
y se aflige,
al más justo y preparado,
y formado,
aquel que ya ha demostrado
lo mucho que sabe hacer
y un día a ti te hará ver
lo que la suerte no ha dado.
©donaciano bueno.

Por qué no gobiernan los más preparados? Clic para tuitear

Las emociones en política son un arma de un solo filo, y condice al fracaso. Solamente la razón podrá salar al mundo.

POETA SUGERIDO: Manuel Moreno Jimeno

Manuel Moreno Jimeno

HOY EL TIEMPO

Hoy el tempo no cambia
ya no passa más
tiene un solo color
el color violento de la sangre.

Su boca
sus ojos crueles
sus manos duras
aún se abren
para arrojar del espacio
de la noche crispada
todo su cieno.

Hoy el tiempo arde
y detenido muere
deshaciéndose.

CAE LA HORA

Cae la hora
de confundir nuestros rayos
con la noche que se abate.

Con el grito esplendoroso de los hombres
acaba su oro macabro
vierte interminable el líquido infando
doquiera remonta a los ojos
vulnera la simiente.

Nada escapa al loco ocaso
de la noche sangrienta.

Tras la hora que cae
abren brecha nuestras llamas.

En los vacíos abiertos
toda la muerte violada.

En los vacíos abiertos
levanta el día
lucientes fuegos.

ESTA INMOLACIÓN ES LA TUYA

Llega hasta ti frenética
la voz del día,
su persistente látigo inflamado.

Torna tenaz el ódio enlouquecido,
su relámpago negro.

No hay noche virgen que no treme;
sombra alada.

Esta inmolación es la tuya.

Te encaminas tras el cortejo del día desierto.

A la sombra tras el cortejo del día desierto.

A sombra traviesa
te envuelve la ráfaga hiriente de la tempestad.

Se abate allí a ciegas
tu cabeza errante.

EN LOS DÍAS ABIERTOS

Al fondo de tus ojos
todos los fuegos de la tierra.

El aire la luz el agua
la misma piedra dura
se enardecen con tu sangre.

Bajo las albas
en la ardiente tempestade
tus desvelados ojos
con su hermosura
de rayos y de llamas.

BAJA A MI TU MIRADA

Baja a mí tu mirada
Despierta tu voz de nuevo
Condúceme a tus sombras más profundas
Para encender tu corazón

Ahora que danzan alegres
Los fuegos del día
Y crepita clamoroso el rocío
Abre tus brazos
Entrelázalos a los míos

Juntos
Traspuestas las atroces borrascas
Acogeremos la alborozada aurora.

NO SABE LO QUE VENDRÁ

No sabe lo que vendrá, pero hunde los ojos y sus
relámpagos franquean los días.

No sabe lo que vendrá, pero en la horripilante hogue-
ra sus carnes resistentes descubren las pendientes de la
noche,sus comarcas calcinadas.

No sabe lo que vendrá y persiste en el camino que
se quiebra hacia adentro, más profundo, más profundo.

No sabe lo que vendrá, pero infatigable vacía el dolor
de su pulpa y acrece las potencias de lo que está próximo.

No sabe lo que vendrá, pero en las fuentes inflama-
das se queda y, aunque la sombra arrecia, abre sus
albergues y sus frenéticas aguas libra.

No sabe lo que vendrá, y su boca ardiente socava las
torturas, hace hablar a la sangre, aguija la llama viva.

ESTÁ CON NOSOTROS

Está con nosotros el vivo esplendor de tus pupilas
El alba que sueña en tu corazón
El alba que amaga insistente en tu corazón.

Empieza el tiempo del fuego
El tiempo de su triunfante luz
El tiempo en que la sangre entrelazada arde
El tiempo del furor que ahonda su albura y blande sus victoriosas llamas

No pasan ya las cenicientas horas
Los mismos días rodantes por la negra mano del destino

Porque abrimos los ojos y está el fuego
Porque abrimos las manos y está el fuego
Porque abrimos la piel y está el fuego
Porque abrimos la sangre y está el fuego
Porque abrimos presto todos los pliegues del corazón y está el fuego.

ES EL AMOR

Es el amor
Son tus pupilas incandescentes
Clavadas en las mías
Es tu luz que llega y me socava
Es tu fuego enemigo que me destruye
Ahora no hay piedad para mi olvido
No hay refugio para mi sombra
No hay soledad que me devore
En la entraña del corazón
Estoy perdido en tus cielos fulgurantes
No sé qué camino tomar
Cuál es la ruta de mi alma
Al fuego persistente de la tempestad que abres
Todo mi ser se conmuta
Vulneras mis vigilias y mis sueños
y estoy como el delirio
cegado por la tiniebla ardiente.

Es el amor
Es el amor
La garra potente del amor
El pico arrebatado del amor
Nadie sabe de dónde surten tus relámpagos
Qué amenaza descubre tu presencia despierta tu furor
Quién propaga tus llamaradas impetuosas.

Te sugiero seguir leyendo...
Ayer quise hacer en el papel un hueco, deseaba construirme un escondrijo, rasgué con fuerza…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up