SEÑOR EMBAUCADOR

 

¡Oiga usted!
¿A quién, a mi?
¡Si, a usted, a usted!
Usted que habla con tanto desparpajo,
como oveja que bala o cencerro sin badajo,
con tanto gracejo y simpatía,
usted, señor, usted que cualquier día
se sube al púlpito mandándole al carajo
al dios de las ideas.

Y que se regodea
viendo como a su alrededor algunos ciudadanos
en su entorno pululan
como abejas revoloteando en torno a su panal,
-familiarmente llamándoles hermanos-
igual, igual,
que en cada frase sin sentido sonidos eyacula
pero que suena bonito
y así poco a poquito
va promocionando su propio chiringuito
y sin parar haciendo caja
sin importarle trampas hacer en cada carta en la baraja.

Usted que es señorito
y ante su auditorio se presenta
humilde, aunque es burgués, avaro y ambicioso,
pero que presume de ser desprendido y generoso,
y sólo a sus intereses representa.

Que públicamente a sus acólitos halaga,
aunque en su foro más íntimo desprecia,
una sabandija es. Y en su patraña
maravillas les promete y les engaña.

Y si alguno se queja,
como una miserable comadreja
da la espalda, corre y deja,
después de haberle sacado las entrañas.
Es usted de sentimientos un explotador,
ladrón de sueños, vendedor de cuentos,
y de esperanzas ciegas.

Señor embaucador,
aunque reconocer no quiera o a mi me ponga pegas,
que usted es la más repugnante alimaña es lo que siento
¡quede, pues, dicho aquí o reviento!
©donaciano bueno

Aunque no lo parezca, existen dos tipos de criminales, los que matan el cuerpo y los que en beneficio propio van destruyendo lentamente el alma de la gente ingenua. ¿cual de los dos es peor?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.