Un hombre corriente

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Yo aquí menciono al que conozco, un hombre
que marcha hacia el trabajo cada día
soñando en mejorar su economía,
sin pararse a pensar que alguien le nombre
ni siquiera monago en sacristía.

Ese humilde personaje e inocente
que no escucha ni atiende a las soflamas
del que invita a gozar en otras camas,
ni va donde le arrastra la corriente
ni se expone a inmolar en falsas llamas.

Que es consciente solo es una pavesa
mas desea mostrar como él se siente
afirmando ser de sí el mejor cliente,
su caballo, montura y su calesa,
el agua y hasta el caño de la fuente.

Que un rictus ve si un tipo sonriente
un guiño hace añadiendo una mixtura,
ya sea el susodicho el señor cura,
del país más importante el presidente,
sea dios quien le ofrezca esa locura.

©donaciano bueno.

Comentario del autor sobre el poema: Un hombre corriente es aquel que cada día se levanta puntualmente para ir a trabajar, que intenta mejorar la situación económica de su familia, que ahuyenta a los múltiples fantasmas que le abordan en su camino.

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!

A %d blogueros les gusta esto: