UN PERIQUETE

Mi Poeta sugerido: »Alejandro Casona

MI POEMA… de medio pelo Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

Y aunque sé que no sé, que yo quisiera
vestirme de esperpento cada día
sacando a pasear a mi tronera
y a este mundo ponerme por montera
mofándome de dios cual dios lo haría.
 
Haciéndole al futuro un garabato,
fingiendo que al hablar pasa palabra,
volviéndose a mirar en el retrato
donde pueda apreciar a aquel niñato
que, ingenuo, mira al cielo y se escalabra.
 
Pues la vida no pasa de una misa,
un minuto de gloria en el retrete,
el arte de burlarla a una sonrisa
que esconde el disimulo, va y te pisa
y debes de fingir que es un sainete.
 
Salimos a bailar cual petimetre
con paso a contrapié, raudo, deprisa,
a coro, siempre igual como un motete,
y hay otro que entre medio se entromete
y aireando el malestar va y televisa.
 
Y quedas como hiciera el tal Cadancho
haciendo con su fusta un buen boquete.
y sigues resistiendo allí tan pancho,
y se arma de combate un zafarrancho
y todo ya acabó. Fue un periquete.
©donaciano bueno

MI POETA SUGERIDO: Alejandro Casona

Alejandro Casona

El milagro pequeño

Aquella pobre niña
que aún no tenía senos…

Y la niña lloraba:
—Yo quiero tener senos.
—Señor, haz un milagro:
un milagro pequeño.

Pero Dios no la oía,
allá arriba, tan lejos…

Y cogió dos palomas,
se las puso en el pecho…
Pero las dos palomas
levantaron el vuelo.

Y cogió dos estrellas,
se la puso en el pecho…
Las estrellas temblaron
y se apagaron luego.

Y cogió dos magnolias,
se las puso en el pecho…
Las dos magnolias blancas
deshojaron sus pétalos.

Y cogió dos panales,
se los puso en el pecho…
Y la miel y la cera
se helaron en el viento.

¡Un milagro, Señor,
un milagro pequeño!

Pero Dios no la oía,
allá arriba, tan lejos.

Y un día fue el amor;
se le entró pecho adentro
¡y se sintió florida!
Le nacieron dos senos
con pico de paloma,
con temblor de luceros,
como magnolias, blancos;
como panales, llenos.

¡Igual que dos milagros…
pequeños!

ENCANTO DE LUNA Y AGUA

La luna pesca en el charco
con sus anzuelos de plata.
El sapo canta en la yerba.
La rana sueña en el agua.
Y el cuco afila la voz
y el pico contra las ramas.

Con su gesto de esmeralda,
la rana, soltera y sola,
desnuda al borde del agua.
La luna, quieta y redonda.

Cucú, cuclillo,
rabiquín de escoba.
¿Cuántos años faltan
para tu boda?

Habló el cuco desde el árbol:
Rana pelona,
chata y fondona,
si quieres maridar,
rana y pelona,
fofa y buchona,
habrás de saber cantar…
Cantar y bailar
y llevar la luna
del agua en tu ajuar.

Estaba la rana
con la boca abierta;
le cayó la luna
como una moneda.
Chapuzón y al charco…
¡Hoy cantó la rana
un cantar tan blanco!

Dijo la rana: ¡Qué linda canción!
Dijo el sapo: De luna y amor.
Dijo la rana: De amor sin marido.
Dijo el sapo: Yo caso contigo.
Dijo la rana: Prendada me quedo.
Dijo el sapo: De gran caballero.

La rana tuvo un lucero…
¡Mi Dios, cómo lo besaba!
Todas las mañanas viene
a verlo la luz del alba.
-¿Cuánto me das, lucerito,
por que te saque del agua?

-Yo no quiero que me saques,
ni ser estrella de plata,
que yo tengo sangre verde
de yerbas y de espadañas.

¡Ay, mi casita de juncos,
ay, mi casita de agua,
ay, con macetas de luna,
ay, con barandales de algas!

La rana tiende pañales
y el sapo toca la flauta.

DE PROFUNDIS – Ricardo León

De lo profundo de mi pecho clamo
plañendo en las tinieblas mis gemidos.
Oye, Señor, no cierres tus oídos,
que con angustia y con pavor te llamo.
 
Ve el dolor, la vergüenza en que me inflamo, 
no mis maldades; oye mis quejidos
como avecicas nuevas que en sus nidos
hoy ya saben piar a tu reclamo.
 
Si sólo a nuestras culpas atendieres,
¿quién podría aguardar que le asistieres?
Mas la efusión de tu piedad nos salva.
 
Y, así, esperando en ti, mi pecho vela
como espera en la noche el centinela,
con miedo y con afán que rompe el alba.

Comentario No entraba en mis planes leer a Ricardo León, pero por diversos caminos he llegado hasta su obra. Primero empecé a leer y, a día de hoy estoy en ello, sus poemas. Poesía premodernista una vez más de la que ya hemos comentado algunos libros en este blog. Pronto me llegó El amor de los amores y lo empecé a leer con fruición, casi con pasión. La historia no es apta para postmodernos porque entra en ella (la protagoniza, más bien) el amor generoso de Dios y ya sabemos que los modernos no se tratan, es más, ni siquiera procuran hablar de él. Como no puedo copiaros la novela, os copio este soneto que es recreación del salmo DE PROFUNDIS. Antes de que leáis el poema, os cuento que sus nietos conservan la casa que construyó el novelista en Torrelodones y la han convertido en un museo sobre su abuelo. Hay otra historia por ahí que ya os contaré en otro entrada de blog porque tampoco quiero extenderme demasiado.
Fuente: La esquina rotahttp://platonlj.blogspot.com.es

 

También te puede interesar...
Salgo a la calle, mi fuentereza en silencio, rebotacon…

Leer poesía? Ni loco!

X
Scroll Up